Extraño caso

Editorial / Venezuela RED Informativa

Hace añales que los europeos dejaron de tener gobiernos serios. Son solo un EXTRAÑO CASO de muchos países mal arreglados que usan dos banderas, pegados entre sí con el Soldimix de la riquísima Alemania y las ambigüedades de Francia, que a ratos se los chulean, y en otras oportunidades pagan sus abultadas cuentas.

Por eso resulta apropiado decir que la señora Embajadora de la Unión Europea en Caracas, solo regresó al Viejo Mundo por motivos de vacaciones. No debe tomarse a mal que la Cancillería venezolana le pidiera su salida del país en las siguientes 72 horas.

Porque la verdad es que Arreaza le extendió un permiso pre-primaveral no remunerado, para que dejara de pasar penurias, apagones, cortes de agua y malos tratos en la Caracas del siglo XXI.

Poco importa que Bruselas le haya pedido encarecidamente al señor Maduro que recapacitara la medida en nombre de los “lazos” que unen al Viejo Continente con nosotros… ¡Por favor!

Nadie se puede creer que Europa está arreciando o apretando las “medidas” en contra de la NARCOCRACIA venezolana. De ser así, no continuaría el Reino de España invicto en el otorgamiento de protección, residencias y lavado express a bolichicos y bolivarianos, a plena de luz del día. Incluyendo a la joyita de Mario Isea, destacado pillo del chavismo “autentico”, quien inmediatamente después de haber cesado en sus funciones como embajador de Venezuela en Madrid, pidió y le fue concedida la residencia en ese país.

Como tampoco “esto” se estuviese llenando de empresas alemanas que dicen que hacen, “alquilando” a buenos precios la mano de obra venezolana ultra calificada, pagada a valores subsaharianos.

El caso es que, si Europa estuviese realmente montada en el propósito de la recuperación de las libertades en Venezuela, metiendo en cintura a la porquería del siglo XXI, habría apoyado de verdad las muchas acciones concretas que emanaron de las instrucciones de la Oficina Oval de Donald Trump.

¡Y ni lo hicieron, ni lo han hecho, ni lo van a hacer! Europa está jugando “chiquito”, deslizándose sobre las “zonas grises” de la nueva política para Venezuela que “parece tener” la Administración Biden/Harris.

Porque la verdad es que Europa viene por su pedazo del queso que te toca en Venezuela. Y vuelve a mentir, como ha venido mintiendo en los últimos años sobre su postura con Venezuela, otra vez. ¡Y lo seguirá haciendo! Sin rubor y sin vergüenza alguna…

Felices vacaciones le deseamos a la señora Embajadora de la Comunidad Económica Europea en Venezuela. Acá la esperamos, ¡como siempre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 7 =