Federación Venezolana de Maestros preocupada por educación a distancia decretada por régimen

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

La Federación Venezolana de Maestros y sus 27 sindicatos filiales en todo el País, manifiesta públicamente que “nuestra preocupación por el curso que ha tomado el proceso Educativo Venezolano en su globalidad en estos últimos años, son muchos y variados los elementos que se conjugan para evidenciar que la Educación, que están recibiendo nuestros alumnos en la actualidad no le garantiza ni a ellos ni al Estado Venezolano, la formación de auténticos profesionales que puedan hacerle frente con eficiencia al futuro del país, lo cual significa que Venezuela, lejos de apuntar a su desarrollo como Nación está retrocediendo a niveles de países subdesarrollados, que precisamente por no poseer una educación de calidad, no han podido avanzar como sociedad”.

“La educación, en todas partes del mundo es considerada como un elemento fundamental para el apalancamiento de desarrollo y evolución de una Nación, de un País y en consecuencia de su sociedad, de allí vemos con profunda preocupación como hemos venido involucionando, debido entre otras cosas, a la utilización de la educación como un elemento de sostenibilidad de un proyecto político partidista y no como el vehículo para la construcción de una verdadera sociedad moderna que apuntale el desarrollo de Venezuela dentro del proceso de globalización que se está dando a nivel mundial. En este sentido, queremos dejar sentada nuestra posición como Organización Gremial y Sindical, con más de 88 años de lucha por una Educación Pública de calidad, así como también por la dignificación de la profesión docente y de su pilar fundamental nuestros Docentes, que hoy padecen el más inhumano y denigrante trato que el Estado Venezolano le haya dado en las últimas décadas. A tal efecto hacemos el siguiente balance:

1.- La modalidad de Educación a Distancia Online, decretada por el actual Gobierno, fracasó, porque en el país no existen las condiciones idóneas para el desarrollo de este programa. Venezuela cuenta con el peor internet de América Latina; la gran mayoría de docentes y estudiantes no cuentan con recursos tecnológicos, como laptop, computadoras, teléfonos inteligentes para el desarrollo y evaluación de los contenidos programáticos y además es un hecho público y notorio que hay estados del país que pasan entre ocho y doce horas sin servicio eléctrico. En consecuencia, fue discriminatorio y excluyente por cuanto no llegó a toda la población estudiantil. Los profesores perdieron la interacción con sus estudiantes.

2.- El programa “Cada Familia una escuela” que se transmitió por las televisoras del Estado, promovido por el Ministerio del Poder Popular para la Educación, estuvo cargado de mucha improvisación. Se observó que los docentes o las personas que daban las teleclases no tenían la preparación ni dominio de los contenidos, presentando una imagen muy mediocre de nuestros Educadores, que dista de la realidad; despertando la indignación de la comunidad educativa, no sólo por la falta de preparación de quienes dictaban las clases y de su baja calidad pedagógica, sino también por la inacción del Ministerio Del Poder Popular Para La Educación, para llevar educación de calidad a los niños venezolanos. Este programa revela la ausencia de articulación con los diseños curriculares oficiales de cada nivel y modalidad, carencia de la planificación y programación de secuencias didácticas funcionales al nivel de desarrollo y potencial de adquisición de conocimiento de niños y adolescentes y falta de asesoría de los profesionales de tecnología educativa. Con este programa los estudiantes no lograron alcanzar las competencias requeridas para ser promovidos al grado inmediato superior, con el agregado, que las asignaturas científicas fueron impartidas de maneras teórica, cuando estamos conscientes que la adquisición de conocimientos en las mismas, se produce en un 90% de manera práctica.

3.- Los bajos salarios que perciben los educadores. “El docente tiene un salario de hambre, gana menos de 1.500.000 bolívares mensuales es decir 6.5 $ (con tendencia a la baja), que no alcanza para tener un mínimo de calidad de vida, por cuanto los coloca en un nivel de pobreza extrema al percibir en una economía dolarizada de facto como lo es la venezolana, 0.3 $ diarios por su trabajo. Los docentes, en esas condiciones no están dispuestos a incorporarse a un nuevo año escolar.

El salario del docente no le permite acceder a la canasta Básica Alimentaria y mucho menos a la Básica Familiar, razón por la cual se encuentra desmotivado para incorporarse en el mes de septiembre al llamado a clases, ni por vía presencial, ni por vía distancia online. Es imperante que se haga la revisión inmediata de las cláusulas económicas y sociales, actualizar la cobertura de los seguros HCM y funerario de nuestra Convención Colectiva a los precios del dólar oficial, puesto que los docentes están desprotegidos ante contingencias de salud o funeraria, no tienen seguridad social. La Federación Venezolana de Maestros ha exigido al Ejecutivo Nacional el equivalente a 600 dólares de salario para los educadores.

4.- Con respecto al acceso a la educación, datos recientes aportados por la ENCOVI 2019-2020, reveló que cuatro millones de niños, niñas y adolescentes tienen limitado el ejercicio del derecho a la educación, por problemas de transporte, de alimentación, de servicios básicos lo que ha generado una gran deserción escolar. La educación no llega a los más necesitados. Todo ello agravado por la situación generada por el Covid-19 y las deficiencias del programa de educación a distancia promovido por el MPPE, donde ni docentes, ni estudiantes cuentan con los recursos tecnológicos para impartir ni recibir clases a distancia. Más de la mitad de la población más pobre no completa la educación secundaria. La oferta educativa que ofrece el Estado no satisface, ni es atractiva.

5.- El Servicio de Alimentación Escolar no llega a los más necesitados. Según la ENCOVI 2019, el 18% de los estudiantes reciben alimentación completa todos los días, quiere decir que más del 80% de estos recibe alimentación irregularmente o no la recibe. Para complementar esta información que no fue tocada por la ENCOVI 2019, nuestros sindicatos reportan que el contenido nutritivo de estos alimentos es muy bajo, carece de proteínas y vegetales; en su gran mayoría sólo se les proporciona granos y carbohidratos, bien sea pasta, arroz o harina de maíz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + once =