¡Feliz Navidad!

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

Lo más lógico del mundo es que la ONU solo reconozca como únicos representantes del Gobierno de Venezuela a los facinerosos del Sr. Maduro. ¿Acaso hay otro “gobierno” en lista de espera?

Porque el de los “Vamos Bien” es una caricatura. “Eso” no es un gobierno. “Eso” es una mamadera de gallo en forma de banda bien vestida, para desplumar a Venezuela y a los venezolanos de lo poco que nos queda.

Juan Guaidó, no siendo más que un ilustre desconocido para estas mismas fechas del año pasado, logró sembrarse en el colectivo nacional en enero de este año como un potente rayo de esperanzas. En un “hasta aquí llegaron estos delincuentes del siglo XXI”. Hasta que mostró las costuras.

Y resultó ser un simple monigote del megalómano Leopoldo López, haciendo maromas, saliendo en portada de GQ, con una esposa aún más balurda que él mismo, que en menos de un trimestre nos terminó enseñando a todos lo que realmente es: ¡NADA!

Como NADA traen Leopoldo López, Delsa Solórzano, Julio Borges y muchos tantos más que se han convertido, a todo lo largo de estos 20 años, en aguantadores de cosas que roba el Gobierno Bolivariano. Unas pandillas de ladrones y viciosos miserables, que mantienen bajo secuestro domiciliario a 32 millones de venezolanos, Adentro y Afuera del país.

Mañana llega el Niño Jesús y NO pasará por Venezuela. Con aeropuertos y puertos solo dedicados al tráfico de drogas y riquezas predadas a nuestras selvas. Regentados por militares y malandros de alquiler. ¡Ni loco que ni ÉL ni los Duendes se dejarán caer por Venezuela! ¡Los joden!

De todas maneras, lo único que le pedimos todos como nación, fue la libertad de nuestro país. Y NO se pudo. Solo mandó a decir que “… Manuel Rosales, Henry Falcón, el Gordo David De Lima y varios más la cambiaron por buenas caretas de opositores, arreglados con un gobierno fallido, pero que paga sabroso”.

Por eso es por lo que, cuando el cretino de Jesús Moncada, un tipejo sórdido y mediocre como el gobierno para el que trabaja manda a decir que “ellos” son los únicos representantes de Venezuela ante la ONU, tiene razón.

Nos ganaron por abandono del partido. Estos cabrones de la oposición se sentaron sobre la zona cómoda de la plata fácil, los cargos de mentiritas y la falta real de accionar.

Los delincuentes de la oposición MUD se tragaron el esfuerzo de la maquinaria de presión del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que puso en fila india a más de 60 países del globo para empujar la libertad de nuestro país.

Lo “cambiaron” por los negocios con las Cajas CLAP que maneja William Barrientos por encargo de su jefe, Manuel Rosales desde el Zulia.

O por la total y más completa opacidad en el manejo de las cifras multimillonarias en dólares, que produce y genera la CITGO. Operación dada en “prenda” por el mismísimo Mr. Trump, para que estos pillos de cuarta resolvieran por ellos mismos el problema de la “usurpación”.
¡Y nada! ¡Agua corrida! ¡Más de lo mismo!

Ahora es hora de la organización de la Sociedad Civil. Del brincarnos a este par de bandas de bribones, y construir desde la más profunda arrechera nacional, una sociedad que disienta proteste y combata.

Y, para hacer “eso” no necesitamos a ninguno de estos avispaos que dicen ser nuestros representantes en el sentimiento libertario…

En las colas de las gasolinas, estar con pancartas y protestar. En frente de los bodegones de los enchufados, igual. Hacer cuerdita y limpiar el piso con tantos y tantos cabrones que se ríen de todos nosotros.

¡Terrorismo social! El chiflado de Robert Alonso como que tenía razón: hay que hacerles la vida cuadritos, cada vez que alguno de ellos, esté en la acera que sea, y asome la cabeza.

En algún momento nuestra propia gente, vendrá desde Afuera a ayudar. Esta vez sí es en serio: ¡esto acaba de empezar!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: