Fieles claman al Nazareno de San Pablo para que sane a Venezuela y quite la pandemia

Alfonsina Ríos / Venezuela RED Informativa

La imagen de El Nazareno de San Pablo, este miércoles Santo, recorrió a bordo del “Papamóvil” por varias parroquias y municipios de la Gran Caracas, cuya devoción congrega a miles de devotos en la Semana Santa en la Iglesia Santa Teresa de la ciudad capital y, todos los años, es sacado en hombros por los fieles, pero esta vez, debido a cuarentena por la pandemia del Covid-19, la trayectoria se hizo sobre el vehículo que usó el Papa Juan Pablo II cuando vino a Venezuela.

Aunque el gobierno como la iglesia católica pidió a la población quedarse en sus casas, esta exhortación no logró que los creyentes de los sectores populares se agruparan en las aceras, ya que la devoción por el nazareno es mayor y en algunos puntos por donde pasó la imagen, además de contemplarlo le pedían que desaparezca el coronavirus, que se acabe la pandemia, mientras otros oraban en sus residencias, siguiéndolo por las redes sociales.

“¡Que el Nazareno de San Pablo nos traiga sanación a Venezuela!”, “¡Pidamos de corazón que cese esta pandemia, que nos dé salud!”, se escuchaba por los altoparlantes de la procesión.

Inicialmente el régimen le había exigido a la iglesia posponer el recorrido del Nazareno por la cuarentena decretada, pero tras un acuerdo a últimas horas, la actividad se confirmó en la madrugada del martes. El vehículo fue escoltado por militares y policías en motos.

El Nazareno de San Pablo tiene más de tres siglos y medios en Venezuela, pasó 200 años en una iglesia donde está hoy el Teatro Municipal de Caracas, luego fue llevado a la iglesia Santa Teresa construida por el presidente Guzmán Blanco, y desde siempre el pueblo venezolano le ha manifestado su profunda devoción.

La creencia popular le atribuye al Nazareno de San Pablo milagros durante una epidemia que se esparció en el país en el siglo XVII, conocida como la “peste del vómito negro” o escorbuto. En la esquina de Miracielos había una casa que tenía un limonero y cuando el Nazareno pasa se enreda con la cruz y la mano y los limones caen y la gente empieza recogerlos y decir que era un milagro, beben el jugo de limón y se curan de la peste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diecisiete =