FMI

Editorial / Venezuela RED Informativa

Ya lo sabemos: todo aquello que escriba, denuncia o expresa el FMI sobre la Venezuela del siglo XXI ¡es mentira!

Lo tenemos claro: nuestro Ingreso Per Cápita Nacional ni es bajo, ni es equivalente hoy por hoy al de Haití.

Haití sigue siendo el país más pobre y destruido del hemisferio occidental, no nosotros. ¡Venezuela es una gran potencia!

Tampoco es verdad que el tamaño de la economía venezolana de estos días sea superado por el de la economía de Bolivia, de Costa Rica o de Paraguay. Es inocultable: seguimos punteando en el cuarto puesto del ranquin del subcontinente latinoamericano. Solo tenemos por encima al Brasil, Argentina, México y Chile. Y eso por lo de la guerra económica, que nos tiene complicados… ¡Si no seriamos ya más fuertes que la insípida Norteamérica!

La mala fe, que no conoce de límites, del Fondo Monetario Internacional habla en su informe sobre la salud de la economía mundial puras mentiras sobre Venezuela. No es verdad que las grandes mayorías en nuestro país padezcan hambre. Que los servicios públicos estén todos colapsados. Que no hay combustibles suficientes. Que los indicadores de desigualdad social den escalofrío. Ni que la generación de electricidad y su transmisión, así como la potabilización del agua, han retrocedido a nivel de país subsahariano. ¡Todo eso son ganas de joder!

Esos “embustes” se caen cuando uno se entera que las NARCORATAS han creado y ajustado nuevas tecnologías y metodologías para la medición de las grandes variables macroeconómicas y sociales.

Dando “uso” al talento para la numerología y para el análisis de la economía desarrollado por el otro Gran Albañal del Caribe, unos “expertos” en aquello de las mediciones de las sociedades del siglo XXI. Así pues, todos sabemos que, tanto Cuba como Venezuela avanzan unidas hacia la prosperidad, el proceso colectivo y la felicidad completa.

Además, si el FMI no es capaz de concederle un préstamo no retornable a la revolución bolivariana, ¿qué sentido tendría hacerle el menor de los casos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − uno =