Frontera con Colombia verifica otra vez masiva migración de venezolanos a pesar de extorsión de GNB, ELN y FARC

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa

Desde comienzos de septiembre se ha intensificado el regreso de los migrantes venezolanos hacia Colombia, Ecuador y Perú, según los informes recogidos por la organización no gubernamental FundaRedes.


Su presidente, el doctor Javier Tarazano dijo que ha aumentado en forma considerable el número de pasos ilegales (trochas) y la extorsión por parte de los cuerpos de seguridad venezolanos en la frontera; y en territorio colombiano por los sujetos armados del Ejercito de Liberación Nacional y los desertores de la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia (FARC).


Al momento hay de 500 trochas: 250  en la frontera con Táchira, 180 en el Zulia y 90 en Apure, pero en casi todas existe la extorsión contra los venezolanos que están saliendo del país.


Guardias nacionales, efectivos del Ejército y funcionarios de la Policía Nacional exigen a los migrantes la constancia de haberse hecho la prueba Reacción en Cadena de la Polimersa (PCR) y si no la presentan, les quitan parte del dinero, generalmente dólares o euros, que llevan, dijo el doctor Tarazona.

Pero, si se salvan de los funcionarios venezolanos, cuando llegan a territorio colombiano, son víctimas de los extorsionadores del ELN y las FARC, por cierto grandes aliados del régimen de Maduro.

A diario son muchos más los venezolanos, que habían regresado y hoy nuevamente vuelven a emigrar, caminando kilométro tras kilómetro, porque no hay transporte que los lleve. Así se ven madres de familia con sus pequeños hijos en brazos y, en otros casos, con los que pueden caminar, haciendo esas largas y penosas travesías. Se van, generalmente,  porque en Venezuela no tienen trabajo y no pueden comprar alimentos.

Aunque los funcionarios venezolanos tratan de impedir la salida, no les es posible porque cada vez son muchos más los que quieren retornar a los países donde ya estuvieron y desde donde habían retornado pensando que podrían rehacer sus vidas en sus terruños de origen. Lamentablemente, la situación los ha obligado a irse nuevamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 12 =