G7

Editorial / Venezuela RED Informativa

Luego de más de un año sin verse las caras por culpa de la peste china, los líderes de las 7 economías más poderosas del mundo terminan su más reciente meriendita el domingo en Inglaterra.

El G7 no fue capaz de tan siquiera poder acercarse a juntar los pedazos en que explotó el planeta por la pandemia. Sectores completos de la economía global han desaparecido o están en vías de extinción. El mundo pobre, la mayoría silenciosa del planeta, o no termina de acceder a la vacuna o vacunarse para nosotros se ha convertido en un mecanismo de chantaje político por parte de los regímenes que nos “gobiernan”.

Entre el miedo a enfermarse y la necesidad de vacunarse se columpian casi que en exclusiva los objetivos de las grandes mayorías del Último Mundo, el nuestro.

Como siempre, tanto los discursos de trabajo como de despedida, se tragaron a los grandes y verdaderos problemas que azotan a la humanidad. Como era de esperar, ninguno de los miembros que representa al club de los países más ricos del mundo se comprometió a empujar más la vacunación en las zonas más pobres del planeta. Justamente, en las áreas en donde más se colocan y se venden todas las porquerías que ellos producen.

Solo convinieron en dar una limosna de 1.000 millones de dosis. O sea, la ruleta de solo llegar hasta 500 millones de pelabolas, de una población de pobretones estimada en 4.5 miles de millones de personas.

Eso sí: continúan defendiendo la conservación de la propiedad exclusiva de las patentes, en manos de los grandes laboratorios. Lo mismo que no darle muchas vueltas al asunto del origen de la peste.

Entonces no es para caerse para atrás, como Condorito, que en la Venezuela de la porquería del siglo XXI el tema de la peste china y de la vacunación continúe al mejor manejo de la metodología bolivariana.

En esta semana que comienza, en donde al virus le está permitido su libre movimiento por nuestras calles por decreto presidencial, “eso” no resulta muy distinto del “Sálvense Quien Pueda” con que finalizó la Cumbre del G7. ¡Estamos solos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 19 =