General Baduel, líder militar que cohesionaría una rebelión, por eso le temen

Carlos Ramírez López / Venezuela RED Informativa

Mientras Maduro a través de su funcionario Tarek William Saab trata de engañar a la Corte Penal Internacional diciéndole que en Venezuela existe un sistema judicial independiente idóneo e imparcial capaz de investigar y juzgar debidamente las violaciones a los derechos humanos que en el territorio nacional ocurran, mantiene las cárceles atestadas de prisioneros políticos en condiciones infrahumanas, torturados e imposibilitados de ejercer derecho a defenderse, uno de los mas prominentes de esos casos es el que vive quien fuera ministro de la Defensa, el General Raúl Baduel que bien pudiera tomarse como emblemático por ser uno de los mas antiguos y crueles.

Patria, socialismo o muerte

El general Baduel ejerció como ministro de la Defensa durante un año, entre 2006 y 2007. En el desempeño del cargo hizo saber su desacuerdo con el rumbo al sistema socialista que Chávez estaba marcando al país y en particular con el lema cubano “patria, socialismo o muerte” que éste había impuesto en la Fuerza Armada con carácter obligatorio como saludo militar el cual se negó a invocar en su discurso de transmisión del mando realizado el 18 de junio del 2007 en el patio de honor del ejército cuando abiertamente expuso críticas al modelo de gobierno socialista. Entre otras reflexiones dijo que el socialismo que se pretendía implantar en Venezuela no tendría que estar reñido con la democracia ni con la propiedad privada, ni ser incompatible con un sistema profundamente democrático de separación y control entre poderes.

Baduel se opuso a la reforma constitucional de Chávez

Ya en situación de retiro y por tanto como ciudadano civil, el general Baduel, en noviembre de 2007 se expresó en contra de la reforma constitucional que Hugo Chávez promovía para que se le permitiera ser reelegido, reforma que fue rechazada en el referéndum que se celebró en diciembre de aquel año. A partir de allí se desató una feroz persecución en su contra que aún hoy casi 14 años después Nicolás Maduro la mantiene no solo contra él, sino también contra su familia. Es uno de los casos mas terribles que se han presentado en Venezuela en cuanto a violaciones a derechos humanos se refiere, tanto que por sí solo encaja perfectamente como crimen Lesa Humanidad. Veamos:

Ruta del calvario judicial del general Baduel

3 de octubre de 2008 por primera vez y mediante un aparatoso despliegue de la policía militar en Maracay mientras caminaba en la calle fue abordado por un numeroso grupo de funcionarios que lo golpearon, lo metieron a empujones en un vehículo y se lo llevaron a Caracas para someterlo a interrogatorio, esto sin mediar orden judicial alguna. Días después lo liberaron.

2 de abril de 2009 es llevado nuevamente a prisión, esta vez exhibiéndosele una orden de la fiscalía militar acusado de apropiación indebida de dineros del ministerio de la Defensa por lo que el 7 de mayo de 2010 el Tribunal Militar le dictó condena de 8 años de prisión.

12 de agosto de 2015, en virtud de que ya había cumplido 6 años de la condena se le concedió beneficio procesal de libertad condicional el cual sin motivo alguno le fue revocado el 12 de enero de 2017 en momentos cuando se hizo presente en el tribunal para cumplir con las presentaciones que se le habían impuesto.

28 de febrero de 2018, con casi un año de retraso, se le realizó la audiencia preliminar por lo que el expediente ha debido ser remitido de inmediato al tribunal de juicio que sería donde el proceso debería proseguir, pero ese envío se vino a acordar en julio de 2021, con 3 años y 5 meses de retardo. Pero es que tampoco en esa oportunidad enviaron el expediente, aún el día de hoy no lo han hecho, el juicio sigue paralizado, el General se mantiene sin posibilidad alguna de ejercer defensa, es decir, permanece en situación de un vulgar secuestro.

Siendo civil fue sometido a juicio militar

Cuando el general Baduel pasó a retiro dejó de ser militar (en julio de 2007) y asumió la condición civil por lo que no le era ni le es aplicable la justicia militar pues ésta opera solo para delitos militares cometidos por militares activos, principio que incluso recoge el texto constitucional que rige en Venezuela en su artículo 261 y que ha sido objeto de reiterados pronunciamientos de organismos como la ONU, la Comisión y también la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Pero en Venezuela eso es letra muerta, no solo al general Baduel, sino a centenares de ciudadanos se les viene sometiendo ilícitamente a dicha jurisdicción militar con flagrante y reiterada violación a elementales principios del Derecho Humanitario. En este caso de Baduel ni siquiera han respetado los lapsos establecidos en el Código Orgánico de Justicia Militar, lo que hace mas que evidente que nunca ha tenido debido proceso, lleva 14 años preso con un corto intervalo de libertad condicional y sin derecho a la defensa.

Además de prisión sin debido proceso

Estos enjuiciamientos de ciudadanos civiles bajo leyes y tribunales militares es un hecho que por si solo resulta violatorio a los derechos humanos, pero es que ni siquiera los procedimientos que establece el Código Orgánico de Justicia Militar son respetados, esos procesos solo son una simulación que por sí solo tipifican delito lesa humanidad porque constituyen secuestros como lo que ahora mismo sufren mas de 300 venezolanos en cárceles que agravan al máximo esa situación, que están torturados, aislados sin permitirles visitas.

Maikel Moreno y Tarek W. Saab se han desentendido, son cómplices

Dos veces los abogados del General Baduel han acudido ante quien ostenta el cargo de presidente de TSJ de Caracas, Maikel Moreno, exigiéndole aplicación de sus propias directrices de agilización de audiencias para movilizar los procesos estancados. Lo mismo han hecho ante Tarek William Saab, pero ninguno de los dos ha hecho nada, se han desentendido, ni siquiera han contestado, con lo cual se ratifica la necesidad de intervención de la Corte Penal Internacional en función del principio de complementariedad que farisaicamente niegan ante ésta argumentando que el sistema judicial venezolano opera debidamente y tanto es así que la propia Dra. Bachellet incluyó este caso en su informe de octubre del pasado 2020 al que tampoco han atendido por lo que ambos debieran ser incluidos como indiciados junto a Maduro y Padrino López como cómplices en los crímenes lesa humanidad que pronto será objeto de pronunciamiento de la Sala de Preliminares de esa CPI.

Fiscal Karim Khan, ¡salve a Venezuela!

El Fiscal de la Corte Penal Internacional tiene en sus manos las llaves para detener el genocidio en Venezuela, por eso este grito: Dr. Karim khan, salve a Venezuela, ordene la detención de Nicolás Maduro, Padrino López, Maikel Moreno, Tarek William Saab…!

Unidad militar, el terror de Maduro

Los militares oficiales y personal de tropa que Maduro mantiene presos, diseminados en distintas prisiones representan una variedad de tendencias de ideología democrática, allí hombres como el Coronel Oswaldo García Palomo, el Capitán Juan Carlos Caguaripano, Capitan de Navío Luís de La Sotta, Mayor General Miguel Rodríguez Torres, Coroneles José Gregorio Delgado Vásquez, Rafael Benaham…y una larga lista que sobrepasa los 150 oficiales pudieran consolidar un amplio frente unificador de lo que queda de la Fuerza Armada como ariete para derrocar la dictadura y restablecer la democracia en Venezuela. Eso es lo que aterroriza a Maduro!

@CarlosRamirezL3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − trece =