Gigante dormido

Editorial / Venezuela RED Informativa

La MAFIOCRACIA rusa increíblemente se la está jugando con el gobierno revolucionario. En un ajedrez articulado por la cancillería cubana, está arriesgando y exponiendo buena parte de su crédito y capacidad de apalancamiento financiero en los poderosos mercados bursátiles yanquis, por un futuro “incierto”, que debilite a América y les favorezca a ellos.

Ante las sanciones de la Administración Trump, Rosneft está muy confiada en el éxito de la poderosa maquinaria del lobby petrolero norteamericano, que la tratará de salvar de todo mal.

Está jugando a una de Chevron en Venezuela. Con la diferencia que el gigante es norteamericano, y Rosneft es solo un parapeto que funciona gracias a contratistas norteamericanas que despluman y reparten sus monumentales ganancias, con el pillo de Putin y sus cuarenta ladrones del Kremlin.

Alguien en alguna parte de Eurasia está sacando malas cuentas. Alguien en Eurasia está confundiendo el escenario del “asunto” venezolano con el “caso” sirio.

Y lo único que ambas tragedias tienen en común, es la mala voluntad de los gobiernos cómplices de la Europa Occidental, con los pandilleros que en ambos casos controlan a ambos países en vías de extinción.

Una vez lo dijo el almirante Yamamoto, cuando concluyó el ataque japonés a Pearl Harbor: “Acabamos de despertar a un gigante dormido”. Por regla general, la historia se repite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 12 =