Guía turística pa’ la hora del corricorre roboLucionario

Omar Estacio Z. / Venezuela RED Informativa

¿Utiliza, usted, el antivirus McAfee en su computador personal? La denominación comercial del famoso software, se debe a John McAfee, su creador, nacido en Reino Unido, muy joven naturalizado norteamericano, de 73 años, fugitivo por fraude fiscal en perjuicio del IRS de EE UU y por presunto asesinato, por motivos fútiles e innobles de un tal, Gregory Faull, en Belmopán, Belice.

Incorregible organizador de orgías tumultuarias a bordo de su yate, “The Great Mistery”, surto en la marina Heminway, La Habana, Cuba, McAfee, reside en la Isla, en calidad de “perseguido político”. Sobre esto último, burlistas, favor abstenerse. 

Quizás, los lectores – sobre todo, venezolanos- están más familiarizados con el nombre de Alejandro Andrade. De “pata en el suelo” de solemnidad, a megarricachón, gracias a que una chapita bateada aquella tarde por el Comandante “Eterno”, fue a impactar, justo, en el ojo izquierdo del, “Tuerto”, como mejor se le conoce, a partir del percance.

Después de reprimir, apresar, de perseguir, ucranianos. De masacrarlos, por exigir su renuncia, entre otros crímenes, por el de entregarles Crimea a los rusos -cual Hugo Chávez con el Esequibo- a cambio que lo atornillasen en la presidencia de Ucrania, Viktor Yanukovych, terminó por huir a Rusia. Igual a esos roedores, física y moralmente sarnosos, que chapotean en vertederos de aguas servidas.

No hay almuerzo gratis para el apparatchik de la tiranía cubana. En un minucioso reportaje publicado por “The Sun Sentinel”, de Fort Lauderdale, Fl., EE UU., Samuel Rabin, abogado especialista en el tema aseguró: “Todos los prófugos de la justicia norteamericana, refugiados en Cuba, se ven forzados a pagarles a las autoridades, elevadísimas coimas que terminan por arruinarlos”.

Cualquier policía de rolito lo sabe. Tan solo, uno de cada diez robos, es denunciado ante los organismos competentes. Los nueve restantes quedan relegados, olvidados, ocultos, en la llamada, “zona gris” de las tasas de criminalidad. En el caso 9:17-cr-80242 que se le siguió ante la Corte Sureste de Florida, EE UU, al “Tuerto” le confiscaron US $ mil millones, que confesó haber recibido en sobornos, gracias a la chapita. Si nos atenemos a la ya mencionada proporción de 9 a 1, el patrimonio de, Andrade, todavía, debe andar por los US $ nueve mil millones. No le fue tan mal, después de todo en el plea guilty con el FBI. Preso, pero dentro de 10 años, libertad plena –antes, quizás por buena conducta penitenciaria. Pero, buchón, muy buchón. Y rozagante, pues la FCI, 836 NE, 54th, Terrace, Fl, USA, es cárcel de “mínima seguridad” que clasifica a los corruptos como de “baja peligrosidad” ¡Qué bolas!

Las coimas a pagar, en Cuba, se calculan según el botín de cada fugitivo. Para compatriotas regresados en volandas desde Miami por, estafar al Medicare, a las aseguradoras con accidentes de tránsito ficticios, por traficar cocaína y hasta procesarla, en el propio downtown, las tarifas van desde los dos mil dólares mensuales, en adelante. La de McAfee, es “vacuna” para elefantes. Raúl Castro, Díaz Canel, el alto generalato, las planas mayores y menores del G2, de la gendarmería local, se reparten los millones mensuales, que le exprimen a McAfee, “proporcionalmente”.  (“Es tan buena la Justicia, que necesario que se use, aun, entre los ‘mesmos’ ladrones”, Cfr. “Don Quijote”, 2da. Parte, cap. XL).

Si a McAfee, después de dilapidar su fortuna, en sexo y estupefacientes, le queda, el repele, de US $ 400 millones, a Yanukovych, no “lo ahorcan” por menos. Para comenzar: Dos mansiones, una en Moscú, otra, en Rostov, donde alterna su exilio dorado, tan o más ostentosas que su palacete de Ucrania, de 30 millones de euros. Proverbial, la hospitalidad de Vladimir Putin con sus compinches. Pero a la hora de chupar sangre, es vampiro coronaviroso.

¡Booom, bang, cataplún!

No hubo tiempo de averiguar, si el estruendo fue causado por un “tumbarranchos” casero o por un misil teledirigido, por el mismísimo Donald J. Trump, desde la Casa Blanca.

-¡Este no es otro de nuestros autoatentados! Y ahora ¿Pa’ dónde huimos? – se preguntaron temblorosos, el Primero y el Segundo de a bordo de la RoboLución; los integrantes del procerato del Psuv; los generalotes de los cárteles de los Soles, las Lunas, las Estrellas, para responderse a sí mismos, unánimes y en coro:

-Preferible muertos de aburrimiento en EE UU, celdas VIP, tipo la del “Tuerto”, que muertos, también, pero de hambre, en Moscú o La Habana, ¡a causa de las puñaladas traperas contra nuestras narcochequeras roboLucionarias!”

Escribía, Maquiavelo, que “lo único que, el hombre, no perdona, es que le arrebaten su hacienda”. Guía turística para los candidatos a picar cabos. Cortesía de la casa. Aunque mal paguen.

@Omar Estacio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + diecisiete =