Habrá guerra: ¡Qué bueno!

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

Suena a locura, pero la guerra nunca ha dejado de acompañar al hombre, luego hay dos cosas importantes en todo conflicto y son: prepararse y decidir de qué lado se quiere estar.

Uno de los más nobles y valiosos dones de la libertad es poder escoger, como acto volitivo, de qué lado queremos estar, en contraposición de dónde nos obligan a estar como expresión de esclavitud.

Desde las guerras más antiguas: las primitivas entre recolectores y cazadores o más adelante la de Gedeón contra los madianitas o las ya más organizadas de primera generación como las de Roma contra los bárbaros, las de Grecia contra Persia o la de los mongoles contra China, hasta una de las últimas: los kurdos contra ISIS.

En toda conflagración siempre han existido los buenos y los malos, nunca pelean dos buenos porque se respetan, ni dos malos porque se temen. Pues es la eterna verdad del bien contra el mal y seguirá siendo así.

Nuestro Jesús también batalló con el demonio en el desierto por 40 días y contra los fariseos que eran más o menos lo mismos y contra los malos espíritus etc, quien vino a traernos el mensaje del amor, también nos mostró que existe el mal y hay que dar batallas para destruirlo, como el mismo destrozó los tarantines de los mercaderes ladrones en el templo.

Hermanos venezolanos, mi interés es despertar consciencia sobre una realidad insoslayable para que asuman todos  las dos cosas importantes dichas arriba sobre la guerra.

No podemos escaparmos de la guerra porque nuestra conducta la ha gestado, ha producido la escalada, ha permitido los dos bandos y ya no hay vuelta atrás.

Es temerario definir quién va ganando si el bien o el mal, si los malos o los buenos, pero recuerdo, que lo importantes es ponerse del lado de los buenos y prepararse.

El llamado comunismo no es un sistema político, es un sistema perverso, es la definición e implementación del mal dentro de la política. El Manifiesto Comunista tiene 57 páginas de falacia, es un bodrio lleno de contradiciones. El Capital, también de Marx, es un texto de puras referencias retóricas, de ideas imposibles de realizar por absurdas, es aburrido como lo fue su autor, no corresponde a la naturaleza humana, solo expresa medias verdades referidas a los abusos del capitalismo y los vicios de las sociedades que como él no tuvieron el interés de trabajar, por lo que le echan la culpa de todo al que trabaja. Su gran virtud fue constituirse en la Biblia del mal, la referencia bibliográfica del inepto, flojo y mentiroso.

En los pobres países donde han impuesto el comunismo reina el mal, mediante la tiranía absolutista, dejando desolación, muerte y miseria extrema a su paso. Se cuentan por millones los muertos en China y Rusia y en Cuba no llegan a millones porque no tienen tanta población.

Les pido que vean con preocupación el avance del mal, llamado comunismo destruyéndolo todo a su paso como en Venezuela.

EE.UU., como gran líder indiscutible en el concierto de naciones, es el primer y más preciado objetivo del también llamado socialismo en el mismo Manifiesto Comunista.

Ha avanzado tanto el socialismo, epítome del mal, que conquistó el Vaticano, conquistó la ONU, la OEA con Insulsa, penetró EE.UU. con Obama y aún su Congreso con la Nancy Pelosi y el Partido Demócrata, el Parlamento Europeo y un número cada vez mayor de países.

EE.UU. tendrá que asumir la guerra, como creo que lo hace, porque los organismos internacionales nunca han servido más que para hacer documentos y dar opiniones como excusas para que sus políticos disfruten de grandes privilegios y demás beneficios.

Cuando un país tiene un problema, los representantes de sus países miembros se reúnen con la grosera actitud de opinar casi como una imposición  sobre la tragedia ajena. Que bochorno ante el mundo y se toma como normal, para no solucionar nada, como siempre. Véase los casos de los kurdos y los venezolanos, entre tantos otros, a quienes la ONU, como siempre, dejó solos, y que carguemos con nuestra tragedia y recojamos nuestros muertos.

¿Cómo una persona comunista va ser la Premier de los DD.HH., si ellos son el mal?

La paradoja del mundo al revés, ese debe ser su eslogan.

Yo propongo, sin aspiración de crédito, que se establezca la doctrina de debate público de los afectados ante el mundo en la sede de la ONU, no de los políticos sino de grupos de personas de todos los sectores del país afectado para que se conozca la verdad, sin lobbistas.

Imaginen lo grandioso que sería en ese foro ver y oir debatiendo ante el mundo venezolanos decentes y cultos con chavistas sobre nuestra tragedia.

Mientras se hace realidad ese sueño, sepan que EE.UU. tienen más de 700 bases militares en todo el mundo y el poder militar más grande de lo que cualquiera imaginaría. Es decir, una gran ventaja para combatir el mal, que como sufrimos, avanza debastándolo todo, con el gran mensaje de que solo la guerra los detendrá y acabará con el mal y es digno de regocijo el morir por honor y no por esclavitud.

Podrá oírse como retórica de la que han ensuciado los políticos, por lo que nadie cree, pero es verdad.

Honor o esclavitud son las formas de morir en el bien y en el mal, solo consulten la historia y asómbrense de la verdad a la que les volteamos la cara por comodidad o miedo, pero cuyas acciones nos alcanzará más temprano que tarde. !Habrá guerra, qué bueno!

De la Orden de los Caballeros de Fénix

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 12 =