¡Hard times!

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

Que Capriles llame loca a la Sra. Machado por pedir contundencia en esto de enfrentar a la NARCOPORQUERÍA del siglo XXI, no tiene mayor relevancia. Tampoco que Capriles sea o no sea maricón. Eso es su problema.

A la Venezuela fundida por el horror de la vida de mierda que llevamos adentro, y a la que de afuera le toca llevar a punta de palos y trabajo duro, poco le importan las preferencias sexuales de un imbécil. Además, la Señora Machado NO necesita que nadie la defienda. ¡Ella puede sola! ¡Esa mujer tiene cojones hasta para donar!

Ni Ledezma, ni Pablo Medina, ni Pablo Aure, ni yo, ni la cretina del Ministerio del Poder Popular para la Defensa de los Derechos y no se-que-cuantas cosas más de la mujer, se requieren para que ella, tú, yo y el de más allá, sepamos de cabo a rabo el cuento / país, tal y como es de verdad…

La historia de nunca acabar de una oposición MUD, Coordinadora Democrática o como le pongan a la etiqueta institucional de la franquicia comercial de un grupo de payasos / vivos, que han venido bailando pegados con este gobierno por más de 20 años, haciendo negocios y amasando fortunas con dinero robado que pertenece a la Nación Venezolana. ¡Nos hemos hecho viejos!

Llevamos añales escuchando estupideces de este candidato eterno a lo Caldera y de cien más, que tienen montado un relajo con el cuento de “hacerle frente” al ilegitimo gobierno bolivariano. ¡Por cierto, ilegitimo desde el año 2013! Desde aquel diciembre en que el mentecato de Capriles “entregó” al Sr. Maduro la arrechera y la sensación de burla colectiva de todo un pueblo dócil y bueno, que creyó otra vez en el voto como mecanismo de salida de estas plagas. Y que lo vendieron al mejor postor. Y aún más atrás…

Cuando se ganaron las elecciones por más 700 mil votos de diferencia en contra del moribundo Chávez, y tampoco Capriles y su cuerdita hicieron “nada”. ¡Cabrones! Acá el problema es otro. Las máscaras se soltaron.

Hasta para el más beato de los beatos de oficio, la “cosa” está clara. Adentro y Afuera. Acá y Afuera solo los idiotas se pueden creer lo del dialogo. Lo de los noruegos. Lo de las “buenas intenciones” y de los propósitos pre navideños de “cambio de vida” de las partes “institucionales” de la ecuación política nacional.

El Capitán Cabello, el Sr. Maduro y el resto de la nomenclatura del chavismo de los últimos días, NO van a ceder el poder por las buenas. Ellos vinieron para quedarse. De acá no los saca nadie “con nada”. Con o sin medidas de los yanquis. Con o sin el apoyo de los siempre ambiguos europeos. Con o sin sus cómplices chinos y omnipresentes mamarrachos rusos y cubanos.
“La revolución del siglo XXI se queda para siempre”. Es el “legado del comandante”. La herencia de la izquierda zarrapastrosa del mundo sucio. El garito de los malos del planeta. ¡Y punto! ¿Qué es lo que no se entiende?

Las “negociaciones” de Suecia, Noruega, Barbados y los bares de siempre entre los “buenos” y los malos, solo tenían razón y sentido de ser SI y solo SI la porquería del siglo XXI mantenía el poder real sobre Venezuela. Si, Míster Trump “le bajaba dos” a las medidas de presión. Y Si los imbéciles nos creíamos otra vez el cuento de unas elecciones pre ganadas, con la misma cajita feliz de siempre.

La Sra. Lucena, las maquinas Smarmatic arregladas a favor de la “casa”, el REP con los millones de fantasmas activados como votantes participativos a larga distancia, y el siempre recordado estúpido que en el CNE hace el papelón de velar por los intereses de la oposición venezolana. De NO darse estas condiciones, entonces el gobierno ilegitimo recoge su guante, su bate y su pelota y se va pal’ carajo. Como los muchachos molestos en medio de un juego de baseball de esquina.

Ahora recrudecerá la violencia de estado. Desde el Estado. Y también a través desde el para-estado que estos malvivientes han montado con sus colectivos y traficantes y hampones de barrios, que los acompañan en la creación de la “patria grande”. Ahora el chavismo de los últimos días apretará aún más sus tuercas, sobre la arruinada forma de vida de los venezolanos que estamos Adentro.

Al mejor estilo de los iraníes. Confrontar y pegar duro desde Adentro, para flexibilizar las “rigideces” del dueño del baúl de los muñecos: Míster Donald John Trump. Vienen tiempos duros. Se aproximan días difíciles. Pero no hay de otra… Para hacer tortillas, hay que romper los huevos. Dios Proteja a Venezuela. No me canso de repetir y escribir lo mismo de siempre: Only in Trump we trust!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =