Hay que hablar muy mal del gobierno de Maduro en todas partes: Supermercados, bancos, metro de Caracas

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Cada venezolano tiene la misión personalísima en todos los rincones de la capital y del país de hablar muy mal del Gobierno de Maduro. Las redes sociales no son suficientes. NO hay nada mejor que maldecir al gobierno cuando el Metro de Caracas NO SIRVE para un carajo a ninguna hora. Los vagones están sin aire acondicionado, asquerosos y las escaleras mecánicas destrozadas o paralizadas. Y cada vez que lo hacemos se consigue un montón de personas que nos apoyan en voz alta y con fuerza.

No hay nada mejor que ir a una panadería, por ejemplo, y veamos a varios militares y policías nacionales (PNB) que están comprando algo del pan inexistente (y muy caro siempre) con un poco de mortadela de tapara y queso blanco duro y HABLAR MUY MAL DEL GOBIERNO y decir lo muy bien que comen en el Palacio de Miraflores o en el Fuerte Tiuna, mientras el pueblo apenas puede comerse para todo el día un pedazo de pan con mortadela de tapara: Las caras de todos son un total poema y a la vez aprueban, porque saben que es verdad…

Es buenísimo hablar muy mal del gobierno en los bancos, en donde el poco efectivo que le dan al público ¡por control del BCV-Gobierno es tan poco que ni alcanza para comprar en efectivo 4 plátanos y la gente siempre está obstinada de NO tener efectivo. En los bancos, en los días de pago de pensionados, siempre hay mucha gente y es perfecto HABLAR MUY MAL DEL GOBIERNO y un gentío NOS hace siempre coro… Y lo que se siente es MUY GRATIFICANTE y, de paso, sacamos toda la rabia que tenemos por dentro, lo que es muy bueno para la salud, porque nos despejamos de ¡basura emocional que nos ensucia cada día!

Y si se dan un paseo en lugares que transitan usualmente los militares y hacen compras gigantescas (a veces a través de sus ayudantes o soldados de su confianza) en supermercados exclusivos de la capital, es una maravilla HABLAR MUY MAL DEL GOBIERNO y de lo muy bien que comen, mientras el pueblo NO puede NI comprarse ni un Jugo de Naranja Frica o Carabobo o un kilo de carne molida, porque todo eso está muy por encima de la mitad de un salario mínimo.

Y si tienen que ir a una oficina pública del gobierno, empezando por el SENIAT o en el SAIME, hablar muy mal del gobierno, que luego que se han robado todos los dólares del país, pero tienen el descaro de cobrar en dólares o el equivalente en bolívares ¡para disimular sus cobros en dólares!: NO menos de 5 salarios mínimos, para que podamos resolver un asunto legal con urgencia o de manera ¡normal!…

No hay nada más INCREÍBLE que pasar al lado de un grupo de funcionarios policiales o de militares y hablar MAL DEL GOBIERNO en voz alta con un amigo o quien sea… !Se ponen muy incómodos y no saben qué hacer!, porque suponemos que NO NOS pueden meter presos a todos en el país por hablar muy mal del gobierno.

Y también es divertidísimo estar en una cola por atención médica en un hospital público o en una Unidad Sanitaria que están todas en el piso y los baños horrorosos con olores nauseabundos y ponernos a hablar muy mal del gobierno con los pacientes, las enfermeras y los médicos: La atención es total y todos sin excepción se suman a la conversación. Y empiezan a ponerles castigos imaginarios a Diosdado, Nicolás, Cilia, Jorge y Delcy Rodríguez, a las hijas de Chávez, Padrino López, a los dos Tarek: Pongamos a todos por un mes a comer solo del CLAP, sin papel toilet, sin jabón y con dos tobos de agua por día para que cocinen y se bañen. Y que. de paso, se enfermen del estómago y con dolores de cabeza muy grandes, fiebre y no tengan antidiarréicos, ni acetaminofén 650 mg o Ibuprofeno de 400 mg, porque NO hay en ninguna farmacia y SI los consiguen ¡solamente con ingreso de un salario mínimo! ¡No puedan comprarlos NI soñando!… Una vez hicimos esto y la gente se rió muchísimo con el apoyo del personal de enfermeras, médicos y obreros…

HAY QUE HABLAR MUY MAL DEL GOBIERNO y por TWITTER no es suficiente, porque eso que hacemos los otros venezolanos obstinados que nos calamos el Metro de Caracas, los rollos del CLAP porque no tenemos otra alternativa o vamos a los hospitales públicos no se puede hacer desde un teléfono de última tecnología en esos lugares,porque muchos no lo pueden tener o llevarlos es un riesgo muy grande porque se los pueden robar de regreso a sus casas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: