Hilario Ramos de Copei: Familia de 4 personas necesita diariamente 200 mil bolívares para alimentarse

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

“Una familia de 4 personas (padres y dos hijos con una mascotica) y alimentándose mal, necesita 200 mil bolívares diarios o 6 millones al mes, sin saborear un café, un jugo de frutas, ni postre.” Expresó Hilario Ramos, Secretario Sindical Nacional de Copei, en compañía del Secretario Ejecutivo de FetraSalud, Pablo Zambrano, de Ángel Cacique, Secretario General de Copei en Caracas (residente de Catia, oeste de Caracas) y del profesor Félix Basilicio Vásquez Oropeza, de la Asociación de Vecinos de la Urbanización Santa Mónica (Sur de Caracas).

Hilario Ramos expresó: “Queremos decir que el Estado venezolano, con la boca de su presidente Nicolás Maduro, que siempre suele decir que es amante del diálogo, que lo invitamos a que dé cumplimiento a sus palabras, convocando una gran mesa, donde puedan estar representado, el sector laboral, los patronos y el Estado”.

“Ellos tienen los estudios suficientes para demostrar que lo que estamos diciendo este viernes 11 de octubre es verdad. El Estado como ente público de servicio, está paralizado, no podemos ir a trabajar porque no tenemos medios para desplazarnos y cuando lo conseguimos, lo que tenemos que pagar no es ni siquiera la muestra, de lo que tenemos como salario mínimo, que son Bs 2.166 diarios y con esa cantidad no se mueve ningún trabajador en Caracas a ningún sitio de trabajo y mucho menos comer en la calle”.

Hilario Ramos, es un conocido dirigente en el sector transporte y de mucha credibilidad desde hace varias décadas en todos los sectores políticos. En la rueda de prensa que ofreció este viernes 11 de octubre a las 10:45 am en la Urbanización El Bosque (este de Caracas) de manera muy gráfica se llevó un pollo congelado, una bandeja de verduras picadas, un kilo de bistec de solomo, un kilo de costillitas para hacer sopa, una bandeja con 20 empanadas (que se prepara con 1 kg de Harina de maíz) y 2 panes canillas (partidos en 4 pedazos) rellenos o con jamón o con queso blanco rayado.

Fue explicando a los periodistas de manera muy didáctica, el costo de cada uno de los productos que se llevó para la rueda de prensa para comer ¡muy regular! en un día para una familia de 4 personas, incluyendo una mascota. Dijo: “Con un kilo de harina de maíz, salen ¡en casa! 20 empanadas y con un relleno sencillo con sus aliños, cuesta cada empanada 7 mil bolívares, pero en la calle, no bajan de 10.000 bolívares.

…Todos sabemos, que prepararse una sopa de pollo o de costillas de carne de res es muy cuesta arriba para la mayoría de los venezolanos. Nada más el kilo de pollo, cuesta 40 mil bolívares, el kilo de costilla vale 55 mil, para servirle nada más 6 platicos de sopa con sus respectivas verduras ¡que también son muy caras. Un pan canillo o pan sobado oscila desde 8 mil hasta 16 mil bolívares. Un kilo de queso blanco duro, vale 67.000 Bs. El kilo de jamón vale más de 100 mil Bs. Un tomate medianito ¡3 mil Bs!

Desayunar con solamente una empanada o medio pan canilla con jamón o queso blanco, almorzar una sopa de pollo o de costillas de res y cenar con media canilla rellena con algo para NO acostarnos con el estómago vacío, para una familia de 4 cuesta 200 mil Bs por día. Y dependiendo de dónde se hagan las compras. Don Hilario Ramos, hizo sus compras en el Mercado popular de la Parroquia La Pastora (que vende mucho más barato que en Petare o en la Parroquia El Valle, o en Caricuao). Pero esa compra que hizo este viernes 11 de octubre, que sumó casi 200 mil Bolívares para comer UN DÍA, en otro lugar que no fuese La Pastora, era más.

El Secretario Nacional Sindical de Copei, Hilario Ramos, invitó a Nicolás Maduro, a ir de compras con 40 mil Bolívares, que es el monto de una pensión o del salario mínimo y vea ¡que se compra con ese monto! Y además bajar de la punta de un barrio y cuánto le cobra un jeepsero. Ramos, vive en Catia (oeste de Caracas) y sabe cuán dura es la vida de la gente en los sectores populares y lo mucho que le cuesta a un niño poder ir a estudiar o a un maestro dar clases, sin desmayarse del hambre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 8 =