Historia

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

La Resistencia Adentro y Afuera de Venezuela está montada en serio en pararle el trote a la porquería del siglo XXI, con todo y a sus asociados de la Franquicia Comercial MUD.

Adentro y Afuera se conoce de las enormes restricciones electorales de la Administración Trump, que permitan avanzar hacia una intervención militar que rescate al país.

Inclusive, los sucesos en cascada que se han precipitado en Ecuador, Bolivia y Chile a pesar del sello “bolivariano” que poseen, aún no entran en el pensamiento del colectivo electoral norteamericano, como la amenaza hemisférica que ellos significan.

Al hombre de a pie yanqui hay que estrellarles varios aviones cargados de gente en los rascacielos de Nueva York y sembrarles de pánico todo el espacio aéreo norteamericano, para que reaccione. La cierta amenaza que significa tener un santuario de terroristas a 3 horas de vuelo de sus costas, no es comprendida por la gran mayoría de ellos.

Venezuela es todavía una referencia geográfica distante. Como lo fue en su momento la Afganistán que escondía a Osama Bin Laden, mientras planificaba y llevaba a cabo los atentados del 11S.

Esta difícil convencer a la buena señora de Arkansas que estos fulanos y a sus compañeros en la construcción de la patria fea, no tienen una pizca de respeto ni mucho menos algún escrúpulo por lo que significa la vida humana. Que lo mismos asesinos que llenaron de escombros la Parte Baja de Manhattan, andan sabrositos por las calles de Cararas bebiendo rones con paragüitas, en compañía de Yuleisis “explotadas” planificando otras diabluras.

Por eso, con mirar para otro lado y “creer” en las opciones de negociaciones electorales, salidas “civilizadas” a la europea y enviar unos cuantos millones de dólares para apoyar a los países fronterizos para soportar la pela de nuestro derramamiento humano, arreglan su conciencia con la satisfacción del deber humano cumplido y colorín colorado. ¡Qué Pena!

Pero es que así no funciona esto. Solo para “recordar”. Venezuela, Cuba, Argentina y buena parte de los países de Centroamérica NO son el objetivo final. Sólo somos pasos intermedios en la carrera de estos enfermos por lograr llegar al Premio Mayor: los Unites States of America.

Saquear y apropiarse de los mercados, la tecnología y la enorme riqueza de Norteamérica es el “sueño rojo rojito” de todos estos miserables. De no ser así, ¿Que hacen los padres del intergaláctico viviendo como ricos de cuna en Boca Ratón?

No es buen “negocio” creerse el mito de que las plagas no migran de una casa para otra, sin llevarse sus enfermedades y peligros a cuestas. Pero alguien tiene que llevar a cabo el trabajo sucio. Y luego de años de “intentos” fingidos de arreglar “esto” en santa paz, todos sabemos que NO es posible. Finalmente, en algún momento, una fuerza armada con suficiente capacidad de fuego y blindaje diplomático y político continental, entrará a Venezuela. Hará pie en el territorio, establecerá una condición de gobierno beligerante y avanzará a sangre y a fuego sobre los centros de poder con que cuenta la porquería del siglo XXI y sus compañeros de viaje, para en algún momento recuperar el control del gobierno y la territorialidad del país. ¡Eso va a pasar!

Los otros malvivientes de la ecuación política nacional, lo saben. Y son, ellos mismos, quienes le hacen el juego del pacifismo, al mismísimo Capitán Cabello que no para nunca de vociferar sobre su propia valentía y la de su gente, dispuesta entregar hasta la última gota de sangre por la preservación y continuación del legado del comandante, al precio que sea… Es tiempo pues, de tomarles la palabra…Plata.

“Esto” se reduce a un tema de plata. En vez que los “Vamos Bien” de turno se roben los enormes recursos que genera CITGO, debemos presionar para usar el dinero para lo que sirve y tiene utilidad nacional en este momento: ¡resolver “el” problema!

Como los kuwaitíes a principios de los ’90s. Si ellos fueron capaces de financiar y “alquilar” la maquinaria militar más numerosa desde la utilizada para el Desembarco en las Playas de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial, y así sacar a Sadam Hussein y a sus asesinos de Kuwait con las enormes riquezas acumuladas por el emirato; a escala “proporcional” con los recursos CITGO bien administrados, verdadero nacionalismo y un buen par de bolas criollas, nosotros podríamos hacer lo mismo.

Ta’ bueno ya de tanto mequetrefe asustado llamando a la paz, la concordia y la reconciliación con lo irreconciliable, si existe una vía express y definitiva para ponerle punto y final a todo este desastre.

Si la basura del siglo XXI se ha preocupado y ocupado de mandar a 32 millones de hombres, mujeres y niños a la oscuridad y al salvajismo de la noche que significó el siglo XIX venezolano, también debe resultar lógico que resolvamos este “asunto” al mismo estilo de aquellas épocas. ¡”Esto” ya está como que muy habla! Si es el caso que nuestra historia se está repitiendo, pues que se repita COMPLETICA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 5 =