Importancia política del movimiento de los trabajadores (III)

 César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

El trabajo erradica el ocio, el vicio y la pobreza

Voltaire

En medio de la crisis más aguda de nuestra historia republicana, el rol y la fuerza de los trabajadores no han sido valorados en su justa medida y solo ha sido reconocida como una protesta más. A veces requerida para manejar situaciones en función de otros objetivos y a veces para cabalgar nuestras luchas. El actual gobierno se ha especializado en ello, al presentar este patético cuadro de famélicos y desgarbados trabajadores del estado, dando lastima en las propagandas televisivas.

No debemos cometer el error y la traición de los sindicatos del actual gobierno, que utilizaron la plataforma de los trabajadores para alcanzar puestos burocráticos y desmantelar la dilatada y sacrificada lucha de la clase trabajadora, entregándoselas a la extorsión sindical y a una milicia política corrompida y traidora que ha arrasado con las conquistas y beneficios sociales de casi un siglo de luchas laborales.

Lo conveniente es que del mundo del trabajo, surja una fuerza social genuina, una fuerza real convincente para crear un proyecto social político, una expresión que se dedique a la defensa del mundo del trabajo y del trabajador. Necesitamos expresarnos y ocupar los espacios que por derecho nos corresponden. No se trata de dividir esfuerzos, no somos anti partidos, no convocamos a una nueva central o confederación de trabajadores o gremios, todo lo contrario es la fuerza del trabajo expresada en términos políticos exigiendo que las leyes laborales y sociales sean una prioridad del estado.

Podemos y tenemos que acceder a ser electos concejales, legisladores y diputados por una plataforma política que nos represente, integrada en su mayoría por nuestros dirigentes, para así luchar directamente por los intereses del pueblo trabajador organizado. Si se alberga alguna duda, ¿Cuántos sindicalistas activos y de bases originaria son hoy diputados principales, legisladores o concejales? …ni uno solo, esa es una triste realidad.

Se puede pensar en que se esté optando en cargos políticos, les respondo: y de donde salieron los alacranes, muchos de ellos sin trayectoria de lucha social, y fueron elegidos por el ciudadano a través de las estructuras políticas conocidas. Algunos siguen creyendo en algunos políticos profesionales, que, para la mejor muestra, unos se mantienen cohabitando y otros se prestaron a la farsa electoral.

Creemos tener las herramientas y la dirigencia más que preparada en el terreno de las luchas sociales, inclusive con experiencia igual o mayor que la de otros respetados dirigentes de las organizaciones tradicionales. Estamos por una nueva estrategia para profundizar la lucha con mayor determinación por nuestros espacios, sin menoscabo del interés nacional y de la necesaria transición. Debemos conciliar nuestras creencias religiosas e ideológicas políticas con el deber ineludible de defender los derechos de los trabajadores como primera responsabilidad.

Te invitamos finalmente a elaborar juntos el programa y la agenda a ofrecerle al país desde el punto de vista de los trabajadores, cuyo contenido debe ubicarse en las exigencias laborales y en la reconstrucción. La espera ha sido larga, siempre esperanzados que otros lo hagan por nosotros. La propuesta es la construcción de la Sociedad del Trabajo donde los esfuerzos primordiales del Estado se centren en el logro de una vida digna para todos sus habitantes, a través del trabajo creador y no de la burocracia parásita.

MOVIMIENTO LABORISTA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 16 =