Infiltración de hombres del FAES del tirano Nicolás Maduro en Colombia

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Alejandro Olivares, miembro de las poderosas y oscuras Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) del tirano Nicolás Maduro, estaba tramitando cédula colombiana y ya tenía una contraseña original expedida por la Registraduría de Colombia.

Incluso, juró ser colombiano cuando miembros de la Policía Judicial de Migración Colombia y el Batallón de Contrainteligencia de Fronteras del Ejército Nacional lo interceptaron en Madrid (Cundinamarca), tras documentar seguimientos en centros comerciales de Bogotá y en el Hotel JW Marriot al diputado venezolano Hernán Alemán, opositor al régimen.

Para moverse por Colombia, el infiltrado se presentó en Suba, el 14 de febrero, con un registro civil de nacimiento y el 17 de febrero recibió la contraseña en Madrid, Cundinamarca.

El Tiempo ingresó a la página de la Registraduría y allí consta que la cédula está lista para impresión.

Dos horas después de la consulta, voceros oficiales de la Registraduría informaron que acababan de dar de baja el documento.

También informaron que ya se anuló el certificado de nacimiento, tal como consta en una resolución del 12 de marzo. “Por temas internos todavía aparece en el sistema de consulta pública”.

Alemán, el hombre que seguía Olivares, resultó ser uno de los cerebros de la frustrada incursión armada a Venezuela de un grupo de mercenarios que buscaban capturar y llevar a Nicolás Maduro a Estados Unidos.

Y Olivares es tan solo uno de los miembros del régimen de Maduro que ha logrado pasar la frontera e infiltrarse en Colombia para vigilar a opositores y contacto, para neutralizar cualquier operación (diplomática, armada, económica o de cualquier otro tipo contra Maduro).

El Tiempo reveló la presencia de Olivares en Colombia desde el 12 de marzo pasado, lo que prueba que Maduro sabía desde hacía meses de los movimientos de Alemán, su “socio” Cliver Alcalá y del mercenario Jordan Goudreau.

Las mismas fuentes que le entregaron El Tiempo los datos de Olivares aseguran que no es el único caso.

“Inteligencia del Ejército documentó el ingreso de Olivares y de otros venezolanos desde agosto de 2019. Se sabe que el miembro de la FAES logró hacer contacto con el ex diputado Alemán bajo el argumento de que tenía información de su interés”, se lee en el informe sobre el caso.

Y agregan que Olivares fue escogido para esa misión porque nació y se crió en la misma zona del ex diputado Alemán y tenían conocidos entre sí.

Sin embargo, Alemán, que anda con un escolta y un dispositivo de seguridad, cortó comunicación con el sujeto porque le causó desconfianza.

Olivares alcanzó a documentar movimientos de Alemán por Barranquilla, Riohacha y Bogotá, señaló la fuente. Y aseguró que han descubierto otros falsos informantes venezolanos que en realidad son infiltrados del régimen.

Incluso, hay un caso detectado de dos que ofrecieron información a la embajada de Estados Unidos en Bogotá.

El Tiempo ya había revelado una investigación de cómo una mafia tiene infiltrada a la Registraduría y vende identidades colombianas a extranjeros (iraníes, paquistaníes, sirios, etc) e incluso dobles identidades a jefes de bandas criminales.

Y ahora el propio Juan Guaidó acaba de señalar que sabe que la incursión armada había sido infiltrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =