Iván Simonovis enlace con la CIA y la Agencia Antidrogas DEA de Juan Guaidó y otras confidencias

Trinidad Martel

El Comisario (PTJ o CICPC), Iván Simonovis, quien huyó de Venezuela, tras pasar 15 años preso, fue nombrado por el Embajador de Venezuela en Washington Carlos Vecchio como Coordinador de Seguridad, para ejercer de enlace con la CIA y la agencia antidrogas DEA.

«Quiero oficialmente designar a Iván como el nuevo Coordinador Especial en materia de seguridad», anunció a la prensa Carlos Vecchio.

Simonovis, ex jefe de operaciones de la Policía Técnica Judicial, fue detenido en 2004 y en mayo pasado escapó de su casa en Venezuela, donde pasó los últimos años de su condena en detención domiciliaria.

“Iván tendrá la responsabilidad de tener la coordinación directa con las agencias de seguridad como la CIA, como la DEA (agencia antidrogas estadounidense)”, anunció Vecchio.

En una entrevista concedida a la AFP en Miami a finales de junio, Simonovis prometió que trabajaría para la salida del gobierno de Nicolás Maduro, cuyo segundo mandato es considerado «ilegítimo» por la Asamblea Nacional de la cual es presidente Juan Guaidó.

«Si se trata de organizar equipos para que hagan actividades de penetración e intervenciones, obviamente yo tengo la experiencia y el conocimiento», indicó Simonovis.

Simonovis fue el Director General de Seguridad Ciudadana del fallecido Alcalde Mayor Alfredo Peña, cuando ocurrieron los hechos en el centro de Caracas el 11 de abril del 2002.

Fue detenido en el 2004 cuando salía en un vuelo privado del país (huyéndole al régimen de Chávez) y luego fue sentenciado a 30 años de prisión por dos muertes que le ¡achacaron! por los disturbios ocurridos, durante los graves hechos mencionados de una marcha de la oposición contra Hugo Chávez, la cual venia del este de la capital, y fue recibida con ¡plomo parejo! en la avenida Baralt con todos los demonios radicales del chavismo desatados.

Los que estuvimos en el Centro de Caracas en esa fecha roja de la historia del país porque trabajábamos en la zona, solo recordamos a los radicales del Chavismo cayéndole a tiros a la marcha de la oposición.

Y como siempre hacen en este gobierno, siempre los culpables son otros e Iván Simonovis y la Policía Metropolitana de Caracas, bajo el ala del alcalde Alfredo Peña, le vinieron como anillo al dedo, para echarles encima las culpas de sus asesinos a sueldo, que fueron colocados en las azoteas de varios edificios del Centro de Caracas, que es área de Seguridad y responsabilidad absoluta desde siempre, de los cuerpos de seguridad del Palacio de Miraflores.

Lo único que se escuchaba era ¡Que SI Chávez había renunció o NO!, pero todos recordamos que cadena de Televisión (partida la pantalla en dos mitades) cuando dijo el General Lucas Rincón, Comandante General del Ejército: ¡Y se le presentó la renuncia y aceptó!… Fue un día de grandes confusiones y de mucha violencia.  Y la Policía Metropolitana, solo estaba en la calle porque le correspondía estar y no por atribuciones que no le correspondía.

Hoy este General está de Embajador del régimen, en un hermoso lugar de Europa del Este. ¡Este General es uno de los grandes misterios de los hechos del 11 de abril del 2002! Nadie sabe exactamente cuál fue el papel que jugó y por qué fue el único militar al cual Chávez mantuvo con él y de paso ¡lo premió! Y sigue siendo premiado generosamente y convenientemente ¡en bajo perfil.

El 20 de septiembre del 2014 Iván Simonovis, fue puesto bajo arresto domiciliario por sus numerosos problemas de salud y era considerado como uno de los más antiguos «presos políticos» por la oposición y organizaciones de Derechos Humanos.

El 16 de abril de 2012, el ex magistrado del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela Eladio Aponte Aponte escribe una carta en San José de Costa Rica, en la que confiesa haber recibido órdenes y presiones del presidente Hugo Chávez para condenar sin derecho a Simonovis y a los Comisarios de la Policía Metropolitana Henry Vivas, Lázaro Forero aplicando la pena máxima por su participación en los sucesos de abril de 2002.

El pasado 16 de mayo huyó de su casa (con el apoyo de funcionarios del SEBIN, molestos con el gobierno) y se mantuvo en la clandestinidad un mes, hasta que viajó a una isla en una lancha de pescadores y de allí huyó en un vuelo privado hasta Estados Unidos.

Y al finalizar esta nota, solo deseamos recalcar que todo lo sucedido a Iván Simonovis fue ¡mala suerte y muy inmerecido! No debió haber trabajado nunca con Alfredo Peña, quien además de cambiarle su buena suerte, negoció su salida del país y libertad, a cambio de su cabeza (la de Simonovis). Quien era un extraordinario Comisario de Investigaciones Criminales de alto perfil en la Policía Técnica Judicial y tenía un exitoso programa en RCTV de crímenes muy sonados en el país, antes de trabajar con Peña.

 Iván Antonio Simonovis Aranguren nació el 3 de marzo de 1960, comenzó su carrera policial como detective en 1981. Creó el primer equipo de policía científica venezolano (Grupo B.A.E o Brigada de Acciones Especiales), en colaboración con otras unidades policiales internacionales como el GSG9 alemán y diversas fuerzas policiales estadounidenses. Simonovis dirigió exitosamente la operación de rescate durante un Secuestro en Cúa en 1998 para salvar a una mujer que fue tomada como rehén por un hombre armado.

Simonovis fue una víctima de Hugo Chávez y también del Ex Alcalde Alfredo Peña, ex militante del PCV con los hermanos Guillermo y Servando García Ponce. Pero hoy está en una excelente posición para trabajar también por liberar al país de esta dictadura tan cruel y despiadada ¡que ni a los muertos luego de asesinados por ellos, los dejan en paz.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: