La democracia vs. los intereses (Especial)

César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

Diálogo entre nosotros, la gente común

Lo que sucede actualmente con peligrosa frecuencia, indica que existe un debilitamiento de la democracia tradicional. Lo de Bielorrusia, no debe sorprendernos. Las reiteradas elecciones como imagen democrática, esconde un cínico proceder que ya no se oculta. Esa legitimidad está controlada por factores ideológicos o religiosos y por su aparato político y militar.

Sino, como se explica que Putin lleve 20 años en el poder, Ali jameini del Irán 30 años, los Castro 50 años en Cuba, T. Erdogan 15 años en Turquía, en China, no hay elecciones, y el recién reelecto Lukashenko de Bielorrusia llega a los 26 años. El resto, es ya conocido: protestas; manifestaciones; la negativa a renunciar y finalmente la represión.

Esta conducta abusiva, indica que el estado de derecho ya no está asociado necesariamente a la democracia. La coacción, anula la posibilidad de la ciudadanía de exigir justicia. En la ONU, es común que sólo cuando una amenaza es realmente grave para todas las naciones, es posible un consenso. Las naciones difieren acerca de la gravedad de la amenaza y del sacrificio que podrían asumir.

Una muestra, el resultado del Consejo de Seguridad de la ONU: Los EE. UU, y República Dominicana, votaron a favor del embargo de armas al Irán. Dos (Rusia y China) en contra y 11 se abstuvieron. (Inglaterra, Alemania, Francia, etc.) Una contradicción, ya que se oponen al embargo, pero están muy preocupados porque “Irán sigue suministrando armamento al terrorismo en el Líbano, Yemen e Irak”.

Esto nos demuestra que los países buscan su propio interés antes que los principios morales y de la forma más conveniente ante las amenazas. Ese tipo de elecciones, que el Vaticano aconseja para Venezuela, avalada ahora por nuestra iglesia, nos confirma que está más que justificado que debamos defendernos sin esperar un consenso mayoritario.

Los venezolanos seguimos esperando que el mundo se vuelque a ayudarnos mientras hacemos pacíficamente la cola para tomar gasolina. Esa conducta, solo beneficia a los radicales, a los ambiguos y a los pobres de espíritu. Vale decir: al PSUV; a la oposición light; y el pueblo.

FEDEPETROL-CARABOBO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − tres =