La educación online margina al estudiante venezolano

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa

“Moral y luces son nuestras primeras necesidades”, alertó en vano Bolívar, sus indignos herederos que hoy ostentan el poder, no permiten honrar, ni una ni otra y con el esquema online, impuesto por la pandemia, el acceso a la educación merma cada día, para los grandes sectores de la población.

La educación sólo está permitida para los boli burgueses y su privilegiada descendencia.

Entretanto, en las zonas rurales, niños y jóvenes no tienen acceso al estudio y en la misma Caracas, ese derecho lo disfrutan muy pocos.

En el período chavista lo que no descuida la clase dominante, es el culto al fanatismo revolucionario, eso sí se promueve de forma recurrente y en eso sí invierte el régimen en términos educativos; es decir, la posesión ideológica del individuo, mientras la educación queda relegada.

Los problemas con la educación online, se dificultan por las recurrentes fallas de luz y de internet, tanto para los alumnos como para los docentes, quienes en casi un 90% han renunciado por los miserables salarios.

Venezuela se posiciona según la velocidad de acceso al internet en el país número 173, por lo que las reuniones virtuales para estudiar no siempre se pueden realizar.

Otra utopía es el lema “cada hogar una escuela”, lo cual implica que las clases se impartan por cualquier miembro de la familia, padre, madre, abuelo, hermano, generalmente, termina asumiendo el rol de docente, independientemente de su preparación, nivel educativo o conocimiento pedagógico.

Los docentes devengan un salario que no llega a tres dólares mensuales, tomando incluso las referencias de los profesores universitarios, quienes aún alcanzando el máximo escalafón como científicos, no superan los cinco dólares al mes.

El secretario general de la Federación Venezolana de Maestros, Orlando Alzuru dice que sólo 2% de los estudiantes asimilan el contenido de la educación online, la cual en su criterio es excluyente en Venezuela.

Los privilegiados en cambio tienen garantizados en sus casas, docentes especialistas en el área, en el que lo requieran a nivel educativo y no sufren las fallas de internet ni de luz eléctrica, con lo cual se refleja que un derecho como la educación es sólo un privilegio para quienes conforman la élite gobernante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =