La empresa privada y la burocracia rapaz… ¡Una lucha!

César Guillén / Venezuela RED Informativa

     Un país que busca grandes cambios y no está dispuesto a luchar por ellos, se condena a la futilidad

Existe una gran diferencia entre la gerencia profesional y la administración socialista, y es que las empresas privadas, financieramente limitadas en la actualidad y que sobreviven a duras penas ante la cantidad de impuestos, las inspecciones, y bajo la constante amenaza de cierre y expropiación, siguen dando el ejemplo de productividad y compromiso con los venezolanos… ¡Es una forma de luchar!

Las diferencias entre el empresario Lorenzo Mendoza y los mercaderes de maletín amparados por el gobierno y convertidos en corredores de dólares e importadores, son más que evidente. Hoy Venezuela, los familiares del gobierno y los sindicaleros del régimen, se siguen alimentando gracias a Empresas Polar y sus trabajadores, por demás, muy respetados entre las clases populares… ¡Siguen luchando!

Esa burocracia ha implantado rígidos controles económicos, donde impera la corrupción y las extorsiones, además que han sido impuestas en la mayoría de los casos de forma arbitraria. No se pueden fijar los precios por chantaje político ni por presiones ideológicas, esto ha sido la razón del desastre y del desabastecimiento que hoy padecemos… ¡Esa lucha la ganó el dólar!

El clientelismo económico del estado produce empresas vinculadas al gobierno, que son concesionarias e importadoras que no generan empleos, afectando a la producción nacional responsable. Los trabajadores, en conjunto con el empresario deben demostrarle a la sociedad que es el valor del trabajo productivo no burocrático ni ideologizado lo más conveniente para todos… ¡Esa, debe ser nuestra lucha!

El inversionista privado o particular sea cual sea su nivel financiero, es el llamado a buscar la prosperidad mediante el reto de crear empleos y riquezas. La mejor solución es tener libertad para comprar con el dinero producto de su esfuerzo lo que la gente necesita, y la de producir lo que cada quien conoce y sabe hacer. Esta experiencia, debe servirnos para no permitir más populismos… ¡Luchar para evitarlos!

La burocracia sea blanca, amarilla o roja, actúa por igual cuando controla todo el poder del estado. Hay que construir un nuevo modelo de desarrollo, y la industrialización y el libre comercio son el único método comprobado para alcanzarlo. Ese debe ser nuestro próximo reto, aun entendiendo que uno nunca encuentra siempre lo que busca, sino lo que la realidad le ofrece; se requiere entonces… ¡luchar por ello!

FEDEPETROL-Carabobo

¡Un Luchador!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 12 =