La fantasía ilusoria del legitimado

David Bonyuet / Venezuela RED Informativa

Las “goticas de José Gregorio Hernández” que ofrece el usurpador no son muy diferentes a la solución que piden los legítimos para la crisis en Infiernozuela: “elecciones libres” olvidando toda la parafernalia que habían dicho del 1, 2, 3. Estamos condenados a la usurpación bien sea del lado rojo rojito, o del lado azulito o del lado naranjito.

En múltiples ocasiones he explicado la urgencia de nombrar al #ComisionadoPresidencialDeDefensa quien conjuntamente con un #AltoMando podrían actuar para analizar todo lo concerniente a una #IntervencionMilitarYa, recursos, prioridades, objetivos, etc. Pero es evidente que la intención es no sacar al chavismo y la única finalidad del comisionado Parrandón es pasear por el mundo pidiendo elecciones imposibles.

Vamos a aclarar la fantasía ilusoria electoral, libre, justa y supervisada por entidades del extranjero: amigo lector, ¿sabe cuántos soldados se usaron en las últimas parlamentarias del país? 250 mil soldados.  ¿Cuántos vendrán del extranjero para ayudar a esa “verificación imparcial”? La realidad es que ni siquiera vendrán suficientes observadores para cubrir las 30.000 mesas electorales, no van a estar 100% del tiempo en un mismo sitio y no van a tener su seguridad garantizada si intentan desplazarse fuera del itinerario establecido: es decir, si vienen, es para mirar lo que los que controlan el poder les permite observar. La oposición legítima miente descaradamente cuando dicen que se pueden hacer “elecciones supervisadas”, mienten cuando dicen que las elecciones serán “libres” y también mienten cuando garantizan que puede haber elecciones “justas”.

No hay ningún plan, ni forma de lograr la fantasía electoral si primero todo el chavismo no sale del poder y todo el hamponato sea controlado. Algo igualmente importante es la depuración de todo el registro electoral y antes de hacer esto hay que “reconstruir” el consejo supremo electoral y todavía más importante es lograr un sistema de identificación nacional depurado y sin duplicados. Obviamente, todo esto lo sabe y entiende muy bien el Comisionado presidencial para el Centro de Gobierno, pero para nada intenta explicar cómo van a resolver esa fantasía.

Algunos lectores me han “enfatizado” que el grupo legítimo solo quiere soluciones pacíficas y evitar a toda costa una guerra sin cuartel. Sin duda es un deseo infantil, en el mejor de los casos fantasioso, evidentemente muy criminal, si entendemos que en esta ruta “pacífica” todos venezolanos sufren y muchos mueren. Por supuesto, nada que afecte a los legítimos despistados. Amigo lector, vamos a darle un ejemplo muy sencillo: si usted tiene a un ser muy querido, muy enfermo; no basta que ande gritando “mi hijo está enfermo”, tampoco sirve de nada que deambule por el mundo diciendo “yo quiero a mi hijo sano”. Su primera acción es poner al mejor médico de cabecera, junto a un equipo de profesionales, buscar todos los recursos del mundo y pedir la intervención. Amigo lector, ¿Qué cree usted que ha hecho el grupo legitimo?

Pero vamos a entender primero, ¿acaso un comisionado presidencial de defensa (y su alto mando) implica una masacre militar? Claro que no, significa precisamente todo lo contrario: permitiría priorizar las acciones con la menor pérdida colateral.  Para ser más concretos: ¿Qué significa la ausencia de un Comisionado Presidencial de Defensa?

1) se descarta por completo cualquier acción de fuerza. 

2) no se priorizan ni se determinan objetivos importantes. Nadie del legitimado ha tomado la responsabilidad de designar a los Soleimanis venezolanos que deben ser neutralizados. 

3) no hay forma de construir acciones internas con fuerzas comprometidas a la constitución. 

4) no hay interés en unificar las fuerzas militares venezolanas en el exilio. Sencillamente han sido abandonados, tal como a los venezolanos dentro del país. 

5) no hay manera de ayudar a las fuerzas rebeldes dentro del país. 

6) no hay una ruta de liberación del chavismo. 

7) no hay forma que ningún país aliado pueda ayudar a Venezuela, pues las fuerzas militares no tienen a una contraparte con quien definir acciones.

En fin, con la ausencia del Comisionado Presidencial de Defensa (y su alto mando) el grupo legitimo está poniendo a los sobrevivientes de Infiernozuela como escudo humano para proteger al chavismo… y los legítimos quieren que los apoyemos en esa fantasía ilusoria. ¡Fin de mundo!

@DBonyuet  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 10 =