La gente decente de Estados Unidos también sabe pelear

Yudith García / Venezuela RED Informativa

Así como los venezolanos no vieron, no quisieron analizar, o ignoraron lo que le había pasado a Cuba y poco a poco se dejaron penetrar con el veneno de los dictadores cubanos, quienes disfrazados de ovejitas destruyeron al país donde nacieron sin ninguna compasión; los estadounidenses no aceptan, no quieren escuchar y sienten genuinamente la imposibilidad de estar siendo víctimas de la misma penetración.

La persecución a Trump evidenció la penetración del mal a nivel mundial. La globalización, con la ayuda de modernos medios de comunicación con tecnología que permite conectar seres humanos entre puntos no sólo distantes si no diversos en lenguaje y cultura; también ha facilitado la tarea de los “comunistas” del mundo que no son más que gente retorcida, violenta, resentida, envidiosa, ansiosa del poder que da el dinero y el control total de personas que lamentablemente no leen, no analizan, ni disciernen, que son o los convierten en presa fácil de la manipulación que ejercen los caudillos negativos, porque los hay positivos pero caudillos indiscutiblemente.

La convergencia de los malos se hizo posible porque la facilidad gerencial de Trump de emprender varias tareas paralelamente afectó a muchos. El cambio en tratados internacionales defectuosos y desfavorecedores para USA convirtió a China, el gigante de la copia y de la casi esclavitud de su pueblo, en el enemigo número uno de Donald Trump. Pero no solamente China y otros países han estado afectados por la actuación gubernamental del mandatario estadounidense, también muchos dirigentes nacionales, tanto demócratas como algunos republicanos traidores que se prestan al plan macabro de destruir la joven carrera política del presidente menos guerrero que ha tenido los Estados Unidos de Norteamérica, aunque significara destruir economías alrededor del mundo víctimas de un virus chino.

El mejor aliado de estos guerreros del mal en el mundo es la indiferencia del común de la gente, el hambre y pobreza extrema de millones de personas en el mundo, la inocencia de muchos al no percatarse del enemigo en su cuello, la arrogancia de muchos intelectuales que no aceptan su equivocación ante tanta evidencia y la soberbia de los ignorantes.

Podrían lograr apoderarse de la Casa Blanca y tratarían de seguir sembrando hambre y pobreza, pero estas redes sociales, medios de comunicación que les han servido para sus objetivos malvados y avariciosos, también sirven a los que ya vemos la maldad y que estamos dispuesto a todo para defender el bienestar del mundo entero.

Confío que los Estados Unidos, lleno de gente de valores y principios, derrotará a los violentos dispuestos a incendiar, destruir y matar. Ese país noble y confiado, pero no imbécil que conocí hace 42 años sigue allí sólo q los violentos hacen más ruido para intimidar y acobardar, pero les cuento: la gente decente también sabe pelear sólo que con armas diferentes.

Trump no desmayes que los que tratan de destruir la democracia no son los que descubren la trampa y se aferran a la verdad y la justicia, los que destruyen todo son los que hacen la trampa.

@igyudithgarcia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: