La Iglesia repicará sus campanas por la Refundación de Venezuela

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa

Este 24 de junio, quizá las ollas vacías del pueblo acompañen el repique de las campanas de las iglesias, que sonarán en todo el país, a petición de la Conferencia Episcopal Venezolana, para celebrar, de forma protagónica, el Bicentenario de la Batalla de Carabobo.

“Se trata de renovar la consagración de la patria, pidiéndole a Dios que nos libere de todos los designios del maligno y nos permita refundar la República, con la participación del protagonismo del pueblo porque la tarea que nos concierne hoy, de cara al futuro, es rehacer a Venezuela”, dice el alto prelado.

Los oscuros nubarrones que se ciernen hoy sobre el país, por las consecuencias de malas prácticas políticas en los últimos años, plantean la urgente necesidad de “refundar la nación”, basada en los principios que constituyen la Independencia, dicen.

Los jerarcas de la Iglesia católica emplazan a construir la vida Republicana, que con sus luces y sombras desembocó en la experiencia ciudadana de la democracia y recuerdan que la gesta libertaria de los próceres y la sangre de numerosos venezolanos abrieron las puertas de la nacionalidad, para que Venezuela llegara a ser reconocida como país independiente,en el concierto de las naciones;y en ese proceso, destacan, que la iglesia no pasó desapercibida, ni se aisló de este andar histórico.

El primer legado que nos deja Carabobo es la vocación libertaria, estamos conmemorando el acontecimiento que selló la Independencia de Venezuela, no celebramos un evento cualquiera y tampoco lo debemos reducir a simples actos protocolares, adornados con monumentos recordatorios, que quedan plasmados en la frialdad del mármol, reclaman.

La iglesia se plantea una nueva lucha por consolidar la Independencia y la refundación de la nación y ofrece su acompañamiento, para ello convoca a todos los laicos a colaborar con la edificación del reino de Dios, para que no escatimen en esfuerzos y sean los principales colaboradores, en esta tarea que encontramos ante nuestros ojos.

Somos herederos del legado de Carabobo y eso no debe ser sólo un recordatorio, nuestra patria ha sido consagrada al santísimo sacramento, por ello pedimos a participar en esta apasionante tarea de mantener viva la herencia que nos dejaron los padres de la patria, para dar el paso necesario e impostergablede refundar a Venezuela, propone la Iglesia en este Bicentenario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + seis =