La Junta Patriótica al Grupo de Lima

Pablo Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa

Pablo Medina Carrasco

Distinguidos ciudadanos de la América libre que todos merecemos, reciban un cordial saludo.

Maquiavelo recomendaba al Príncipe dos maneras de combatir: con el uso de las leyes y/o con el uso de la fuerza, esta última inherente a las bestias, pero el príncipe también debía tener la capacidad para emplearla de ser necesario.

A veces la historia se manifiesta de forma irónica, y cada quién la interpreta de acuerdo a su particular interés, como en el antiguo español, “a su real gana”.

La cuadragésima novena reunión del Consejo Permanente de la OEA, fue realizada en la ciudad de Medellín, de la hermana República de Colombia. Creó una gran expectativa por la presencia de emigrantes venezolanos que debieron haber sido una gran motivación para que el debate y la resolución oficial produjeran un conjunto de justas medidas contra los responsables del genocidio causado a la población venezolana y para el castigo correspondiente a los autores de este artero crimen de Lesa de Humanidad.

Muchos de los cancilleres son profesionales y conocedores del arte de la política, y han estudiado a Nicolás Maquiavelo, a quien se le atribuye la recomendación citada ut supra: “Hay maneras de sacar a un mal gobernante, una es por la razón, otra es por la fuerza, la diferencia es que la segunda opción nunca ha fallado”.

Concluida la sesión del Consejo Parmente de la OEA, nos encontramos con una Resolución débil, sin contundencia, destemplada, de espalda a la realidad, en definitiva, muy desconsiderada para con los venezolanos que sufren la pesadilla y el dolor de vivir en un secuestro permanente por parte de criminales irracionales a quienes refiere Maquiavelo que hay que aplicarles la fuerza.

Más incomprensión causa la Resolución, a pesar de ser conocida la postura clara y determinante del Secretario General Dr. Luis Almagro, que días antes volvió a remarcar su tesis: que los venezolanos son prisioneros de la dictadura de Maduro y que la medida a emplear o a aplicar es el R2P, es decir una acción de fuerza liberadora.

La claridad y firmeza del Secretario General ha sido afectada a propósito, por la creación y actuación del Grupo de Lima y la designación como embajador ante esa instancia del diputado Julio Borges, principal dirigente del partido político venezolano, Primero Justicia.

Julio Borges, es quien manda a redactar los documentos del Grupo de Lima, cuyos cancilleres de 14 gobiernos firman sin ningún remilgo, la negativa repetida del uso de la fuerza para liberar a un pueblo secuestrado por el terrorismo, el narcotráfico y la delincuencia, para imponer la vía agotada de los medios diplomáticos y pacíficos, que nunca debieron emplearse con criminales que no son políticos ni deben reconocerse como tal.

Resulta chocante el comportamiento dócil y cómplice de la dirigencia opositora en Venezuela, que pareciera ser transmitido por una suerte de osmosis al Grupo de Lima por el apátrida de Julio Borges, como es ampliamente denominado en su propia tierra traicionada.

Conocido el fenómeno político de confabulación de la llamada Mesa de la Unidad Democrática y examinando con total objetividad tan curioso, terrible y delicado asunto de interés hemisférico por las amenazas que representa la tiranía criminal que usurpa el poder en Venezuela, vemos con mucha preocupación la inclinación reiterativa del Grupo de Lima de bajar la cabeza, ser permisivo y rechazar una operación de Liberación de Venezuela aplicando el R2P, el TIAR, la disposición constitucional establecida en el art. 187.11 y la Convención de Palermo.

Denunciamos que toda esta componenda está vinculada y dirigida por el soborno y control que ejerce el pulpo corruptor del Foro de São Paulo y el fuerte movimiento de uno de sus tentáculos más poderoso, la empresa Odebrecht, experta en “aceitar y engrasar” a dirigentes políticos de gobiernos y oposición simultáneamente en la mayoría de los Estados que integran la OEA.

En Venezuela, financió a Chávez, al opositor Capriles y a muchos otros dirigentes de la MUD, en Colombia han publicado evidencias contra Juan Manuel Santos, en Perú contra los más importantes dirigentes políticos, no hay hueso sano en el continente donde Odebrecht haya actuado.

Los tiranos de Cuba, dueños del Foro de São Paulo, quienes sin ser miembros de la OEA influyen e imponen la estrategia política en el Grupo de Lima a tal punto que en una de sus resoluciones se acordó invitar a Cuba como parte de la solución, cuando es Cuba la meca del terrorismo, el narcotráfico, la corrupción y el artífice de toda la tragedia venezolana.

Llama la atención que haya sido Medellín la se de del encuentro, cuna y centro de uno de los cárteles de la droga, que en el pasado genero violencia, también le permitió a Pablo Escobar hacer vida política porque en esa época se decía que: “entre narcotráfico y elección no hay contradicción”. No sé por qué el Grupo de Lima trae a la memoria aquellos terribles momentos que se consideraban superados.

Finalmente, estimados miembros del Grupo de Lima, lo que se ha dicho queda escrito como testimonio fehaciente de la verdad, sin cortapisas y con firmeza, para que se consideren e impulsen las acciones pertinentes de salvación de un país hermano y al hemisferio de las nefastas consecuencias de tan infame monopolio criminal.

Pablo Medina Carrasco
Presidente Junta Patriótica, voz de la Resistencia Venezolana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 5 =