La lucha continúa

David Bonyuet / Venezuela RED Informativa

El gigante democrático ha dado una increíble batalla para preservar su democracia: récords en votantes tempranos, inmensa cantidad de votantes por correo y una monumental avalancha de votantes el 3 de noviembre que impresionaron al mundo. Pero lo realmente insólito, ha sido que casi la mitad de los votantes fueron por Trump y la otra mitad por Biden, lo que significa que ni Trump es tan odiado ni Biden es tan perfecto. Trump no habrá sido un individuo “presidenciable”, pero es evidente que las acusaciones contra Biden impactaron a una parte importante de la población. Por ahora, ganan los socialistas.

Muchos venezolanos nos sentimos representados por la titánica lucha de Trump al no claudicar ante los abusadores (bullies) mediáticos que tergiversaron las denuncias del presidente Donald Trump e incluso le cercenaron su derecho de expresión. La censura al presidente fue impactante, sobre todo porque los canales se convirtieron en jueces de la verdad y detectores infalibles de la mentira. Fue evidente que hay una batalla mediática que solo busca imponer una visión negativa. Varios reconocidos reporteros se dieron la libertad de acusarlo de mentiroso y de hacer denuncias infundadas.

Hubo múltiples pruebas de máquinas que le dieron el voto a Biden, cuando en realidad deberían haber sido para Trump. Hubo múltiples denuncias de trabajadores postales que denunciaron como sus supervisores cambiaron la fecha de los sobres de votación por correo. ¿No son estas pruebas suficientes de fraude? El fraude chavista fue aplicado perfectamente en USA. Curiosamente, un grupo mediático importante prefirió acusar al presidente por denuncias “infundadas”, sin mostrar sus razonamientos.

Cambiar la tradición de voto de un estado no se logra fácilmente y los cambios en algunos condados es estadísticamente imposible. Es una gran casualidad que los gobernadores de estados cuestionados (que seguían contando y re-contando) sean demócratas, algo así como los estados chavistas solo dan como ganador a un chavista… ¿una coincidencia?
Trump nos está demostrando que la lucha por la democracia va más allá de aceptar pasivamente unos resultados. La lucha debe ir a cada centro de votación y verificar que los votos legales han sido todos contados correctamente. Venezuela sería diferente si hubiésemos tenido líderes con este coraje.

Biden ya ha reconocido que “Maduro es un dictador, pero USA no está en el negocio de cambiar gobiernos”, una clara indicación que no le interesa actuar por el caso de Infiernozuela y aunque paguemos los gastos, Biden no hará nada por nuestra libertad. Nicolasito está tan contento de que ya manifestó que “con Biden podremos llegar a un diálogo, porque hablando se entiende la gente”. Es evidente que el socialismo se protege mutuamente y las redes del mal celebran la derrota de la democracia en USA. Sin duda Raúl Castro, Piedad Córdoba, Gustavo Petro, Xi Jinping, Volodymyr Zelensky y otros tiranos están contentos.

Tengo que reconocer que, si los votos (incluso fraudulentos) han sido introducidos, muy poco se puede hacer para recuperar la victoria. Pero Trump no debería abandonar la batalla. Ante las monumentales evidencias contra Biden, la primera línea de acción debería ser buscar su impugnación al cargo (impeachment) y llevar el caso a la corte suprema para su destitución.

Debemos apoyar a #Trump2020 y demostrar el fraude…podemos retuitear mensajes que demuestran las fallas de las máquinas de votación o abusos de oficinas de correo. Pero lo mejor que podemos hacer es chequear que los votos se hicieron o no en los distintos estados:

Recuerda, chequea tu voto y de los que sabes que no pueden haber votado. Hay que demostrar el fraude electoral … y todos podemos ayudar.

La lucha continúa … Dios mediante, todos con Trump.

@DBonyuet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =