La mano peluda

David Bonyuet / Venezuela RED Informativa

La manipulación mediática es una de las armas de destrucción masiva más fuertes de los poderosos. El pueblo, de a pie, no cuenta con una protección que no sea su propia conciencia y fortaleza. En Estados Unidos hubo una votación históricamente masiva: ¡150 millones de votantes!, donde la población votó casi 50 – 50: si Biden era el candidato más perfecto y Trump hubiese sido el terrible dictador, la diferencia debería haber sido abrumadora al lado demócrata. Sin embargo, los poderosos medios denuncian que la democracia está en peligro pues Trump no ha cedido. Muchos medios anuncian que el fraude es infundado, pero no dicen NADA sobre las máquinas de conteo que le da votos solo a Biden, ni de las boletas que llegan fuera de tiempo, ni de las irregularidades de votación, ni la interferencia foránea en las votaciones. Según estos medios, las elecciones no han terminado hasta que los votantes no dejen de seguir mandando sus boletas… Eso sí, Trump debe rendirse, pues, aunque tiene casi la mitad (o más), su mitad no sirve de nada. Es una gran curiosidad, si estamos en un reconteo y ninguno debería declararse ganador, ¿por qué Biden no da un discurso nacional disculpándose por declarar victoria anticipada?

A diferencia de muchos recién llegados que ya se “creen nativos americanos”, el pueblo norteamericano sabe que la política existe mucho antes de Obama; ciertamente muchos no le perdonamos a los demócratas sus fraternales abrazos a los dictadores del mundo. La política exterior de Obama fue un desastre en donde dejó abandonados a sirios, iraníes, cubanos y venezolanos. Los republicanos siempre han sido un partido conservador y de fuertes principios; gracias a ellos, Abraham Lincoln jamás se rindió hasta lograr la abolición de la esclavitud. La lucha que tiene Trump adelante no es menos titánica. Los demócratas todavía sangran la herida de la derrota de Al Gore y por todos los medios se vanaglorian de una cuestionada victoria. Estos medios se dedican a promover un terrorismo mediático denunciando actitudes “dictatoriales” que solo existen en su imaginación, ahí si no necesitan pruebas, las inventan.

Si los votos de Michigan, Wisconsin, Nevada, Arizona, Georgia, Carolina del Norte y Pensilvania están en disputa y claramente deben recontarse #CountEveryLegalVote, entonces, Trump tiene 232 votos y Biden solo 214, todavía no hay un ganador definitivo y nadie puede declararse como presidente electo. La madre de todas las irregularidades es que el software de “Dominion Voting Systems” (que es lo mismo que SmartMatic) que le da los votos de Trump a Biden ha sido financiado por chavistas. El abogado de Trump, Rudy Giuliani, vínculo al régimen de Infiernozuela de financiar el fraude de las elecciones. Este acto de agresión y sabotaje exterior ha sido ignorado por los medios, quienes prefieren promover “al nuevo presidente mediático” y le piden a Trump que ceda. Es evidente que esos medios distorsionan la realidad a propósito e intentan manipular la opinión pública sembrando miedos y dudas del sistema. Pocos medios destacan que Trump tiene el derecho y la OBLIGACIÓN de defender las elecciones por todas las vías legales. No estamos hablando de la victoria de Trump; esto va más allá de un simple evento controversial: se trata de defender todo el sistema democrático y luchar por la gran mayoría que le dimos nuestra confianza. ¡Trump sabe de su compromiso histórico y no se rinde! #StopTheSteal

Es interesante recalcar la “inteligencia” del voto americano: los republicanos van a retener el control del senado y del congreso. Pero esto también llama la atención: los votantes escogieron representantes republicanos, pero ¿no a su candidato presidencial? Ni la lógica ni las estadísticas cuadran. Análisis de las tendencias de votos demuestran un incremento inusitado por Biden en condados que eran republicanos. El mismo Trump tuvo que destacar que en un centro de conteo “de 200.000 votos de diferencia pasaron a menos de 10.000 votos” después de un proceso de revisión, pero los medios no ven el fraude, no entienden por qué se debe hacer el reconteo de todo el estado y siguen apoyando a un iluso ganador.

Los chavistas tenían a los colectivos, los demócratas usan a antifa y BLM. Ambos buscan sembrar miedo e imponer sus pretensiones por la violencia. Algunos medios han ido al extremo de hablar de una posible guerra civil. Los medios no se cansaron de acusar a Trump de ser un “inestable que iba a ocasionar la tercera guerra mundial”, pero ninguno destaca que Trump es el único presidente, hasta ahora, que no ha iniciado una guerra durante su mandato. Muy pocos medios se han dado a la tarea de destacar los acuerdos de paz del medio oriente: al acuerdo de paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, el de Serbia y Kosovo, el de Bahrein e Israel y entre Israel y Sudán. En solo tres años, Trump ha transformado la región sin usar destrucción bélica.

Los medios no se cansan de sacar conjeturas estrambóticas y ya están denunciando las posibilidades de que Trump se convierta en un soplón de los secretos de Estado. Esos medios que censuraron a Trump por no presentar pruebas, están diciendo que Trump será un traidor sin ningún tipo de evidencias. Lo que sí salta a la vista es que Guaidó / Leopoldo han traicionado no solo a los venezolanos sino a Trump, muy a pesar del tremendo apoyo que le ha dado a nuestra causa. Todos sabemos para dónde va el barco cuando los socialistas giran a la izquierda: Miguel Díaz Canel ya felicitó a Biden y le dijo ¡“nuestro amigo de la revolución”! Tibisay la “irreversible” aseguro que “me entra un fresquito que Trump haya perdido”.

Los latinos debemos apoyar masivamente el proceso de reconteo, verificación, auditoría y juicios. No debemos caer en la desinformación que se ha desatado hablando de marcas de agua, votantes muertos, videntes o de un equipo anti sabotaje trabajando en las sombras, pues nada de eso está confirmado por canales reales. Aquí todos debemos apoyar unas elecciones limpias apoyando el conteo de todos los votos legales, pero sobretodo no creer en los embustes de los medios que difunden noticias falsas llamando “presidente electo” a alguien que todavía no puede ni debe declarar su victoria. Mientras exista un conteo, una auditoría o juicio abierto, la elección ni está terminada ni hay un ganador definitivo.

Trump está desenmascarando este fraude con las uñas, poco a poco, y todos los que defendemos la justicia estamos de su lado, seamos republicanos o demócratas, pues nada fortalece más a una democracia que un proceso 100% verificado. Mucho deben aprender los politiqueros venezolanos.

#TrumpWon.

@DBonyuet

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: