La MUD no da su manito al pueblo venezolano

Pablo Marcial Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa

Los partidos políticos venezolanos se embarcaron en varias elecciones y crearon la ilusión de una unidad electoral y también la ilusión de cambios. Aparentemente había una estrategia para desplazar al nefasto régimen chavista, pero cada uno de sus jefes se alternaban la Presidencia de la Asamblea Nacional y al final de sus gestiones, iban dejando un reguero de traiciones.

Se les caían las plumas, hasta que llegó el interino y lo encumbraron como Presidente de la República y nuevamente los venezolanos apostamos a la esperanza y lo apoyamos al punto de que alcanzó la inédita simpatía del 84 % de aceptación. Ninguna figura política había logrado llegar a ese nivel de aceptación en Venezuela, ni siquiera el escritor Rómulo Gallegos, quien fue electo Presidente de la República con un 74% de respaldo popular en 1948, el más alto en la historia venezolana.

A los dos años a Juan Guaidó lo agarró la Ley de la Gravedad, se desplomó al 4 %. La gente lo mando al carajo, hoy no tiene emoción, en el colectivo, los venezolanos le dimos cristiana sepultura, pero quedó buchón junto a su banda, todos están buchones. Necesitaron y usaron sólo una manito para estafar al país. Hoy el pueblo en sufrimiento sabe que no puede usar ni la mano de ese fantasma llamado Guaidó, ni la manito de la MUD, que no representa soluciones a esta hora de una crisis, que por cierto hace rato que es mayor de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + diez =