Las cuentas correctas

Editorial / Venezuela RED Informativa

La potente atracción que existe entre el Partido Demócrata y la porquería del siglo XXI, pasa por los grandes intereses de un buen pedazo de la influyente clase comercial norteamericana en reproducir en la Isla de Cuba una pequeña China a escala federal. 

A escasas 90 millas de sus costas, dando uso a las enormes ventajas comparativas que permite el castrocomunismo, en cuanto a la disposición de mano de obra en condiciones de semiesclavitud, control absoluto y completo de la vida humana y varios etcéteras más que ofrece de manera garantizada la HAMPOCRACIA de la isla para el control y dominación absoluta de su gente, la “caja registradora” vuelve a sonar tras la candidatura del señor Biden.

Porque el caso es que, con el cuento de hadas del “respeto a las diferencias y a la autonomía de los pueblos”, por ocho años la administración donde el señor Biden actuó como el Número Dos del poder, el Departamento de Estado privilegió sus relaciones diplomáticas con lo más sucio, cruel y criminal que existe en nuestro continente. ¡Sin arrugar una ceja!

El peligrosísimo gang de los Castro, junto con sus satélites venezolanos y nicaragüenses, fue visto en el periodo Obama como simples maneras de atraso, destrucción y genocidio aceptado por una América poco comprometida con el bien ajeno.

Cuba, petróleo venezolano rojo-rojito y una pata en Centroamérica fue y sigue siendo, una visión vigente de todo un sector del conglomerado comercial e industrial del Norte, para enfrentar y vencer en condiciones similares de funcionamiento a China, en el terreno de los negocios mundiales.

¿Qué puede esperar entonces la Resistencia venezolana junto con los pueblos vejados de esos tres países si Joe Biden resulta triunfador de las elecciones de noviembre en ese país?

Sin lugar a ninguna duda, el caso es que el único que se ha plantado como todo un “gruñón obcecado”, dando la cara y estirando el largo brazo de la justicia norteamericana hasta los mismísimos confines del planeta Tierra, así como a la destrucción de muchas de las estructuras del mal que emplean “estos” que nos desgobiernan ha sido Donald J. Trump.

El enemigo de mi enemigo, es mi mejor amigo…

¡Hay que sacar las Cuentas Correctas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =