“Lati-Chapo-América” o la tragedia de nuestra región

César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

Para nadie es un secreto que el bajo nivel de educación y cultura en Latinoamérica, nos hace más propenso a la ficción que a la realidad, al facilismo que a los deberes y compromisos. América latina evidencia su subdesarrollo por los vergonzantes eventos que aquí suceden en lo político y en lo social. Ha sido difícil lograr que funcione un Estado que nos haga iguales ante la ley y no victimas de chantajes.

Deambulamos entre el autoritarismo y el populismo socialista, entre la dádiva y el estatismo, producto de ese complejo de ser pueblos predestinados y heroicos. El liderazgo tradicional estimula el nacionalismo redentor culpando de nuestros fracasos a malvados factores externos. Un problema endémico de corrupción y riqueza fácil a todos los niveles sociales que nos condena, tal es la podredumbre que muchos utilizan ya, sus empresas para el rentable lavado de dólares.

A pesar de haber tenido oportunidades en un momento de nuestra historia de avanzar hacia el progreso y la estabilidad social, las hemos desaprovechado. Guerrillas con prédicas obsoletas convertidas en bandas de delincuentes, poderosas redes criminales del narcotráfico, funcionarios depredadores del tesoro público, organizaciones políticas con ideas desfasadas y para colmo una excesiva e ineficaz burocracia que asfixia al estado y devora sus recursos.

La política en nuestra región tiene como conducta, el malversar sin vacilaciones, mentir y traicionar sin remordimientos, descalificar a los honestos y abrazar a los corruptos. Echarse los prejuicios a la espalda. Lo demuestra el hecho de que ahora en Cuba “No ha pasado nada”. Seguimos siendo emotivos al abrazar todas las causas reaccionarias del mundo, sin atender nuestras propias carencias. En medio de esta tragedia un debilitamiento de los organismos internacionales, que se debaten entre afrontar con rigor las desviaciones en los DD.HH. o utilizar el populismo del humanismo a ultranza y la lucha en contra del liberalismo, para apuntalar su ideología. Las ratas no se quedan quietas.

Lo más significativo por lo trágico, es que sus líderes y héroes son ahora los delincuentes que han alcanzado el poder y la fama a costa de la corrupción, el despilfarro, el crimen y la violencia. Objetos de idolatría e imitación son endiosados y venerados en cantos y altares, en las calles y en la literatura. Triste espectáculo el de nuestra América, ahora encontramos la inspiración en el lumpen que hemos creado durante estos años. Tomamos las armas destruyendo a una ciudad para rescatar a un delincuente, pero nada hacemos por los miles de niños que en nuestra américa mueren diariamente.

Estos ídolos, mitificados en el cine, la televisión y en suvenires como iconos populares por sus donaciones a la miseria endémica que los aclama, algunos hasta nominados al premio nobel. Falsos Redentores sociales en reemplazo de nuestros líderes políticos farsantes, ambos con abultadas cuentas en los paraísos fiscales. Sorprende más aun, la cantidad de países que se prestan a recibir todas estas fortunas, que son producto del usufructo a sus pueblos. Muchos de esas naciones se oponen al uso legítimo de la fuerza, simplemente para ocultar su obscena complicidad. Realmente solo una sociedad en fase de degeneración permite esta debacle moral.

Los libros de historia de seguir esta senda, solo hablaran de los heroicos hermanos Castro, de los Chávez, Lulas, Kitchener, de los héroes del pueblo como Pablo Escobar, el Chapo Guzmán, el cartel de los soles, el de Sinaloa, los Planes venezolanos, de Tiro Fijo y todo aquel que haya usado la mentira, el crimen y la violencia para obtener riqueza fácil, figuración o poder. Revertir esta situación, es el reto titánico del momento. O nos resteamos con los demócratas íntegros o la africanización llegara pronto a nuestras puertas.

“Aduce Stantes”

César Guillén Citterio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + diecisiete =