Lavarse la cara

Editorial / Venezuela RED Informativa

¡Seamos serios! Acá, en Venezuela, una parte importantísima de la gente y de los empresarios que están haciendo buen dinero, están enchufados con el gobierno.

Para una increíblemente grande cantidad de gente en y fuera del país, las cosas no han cambiado. Y si lo han hecho, es para mejorar las cuentas de unos pocos. Porque se han levantado y consolidado fortunas y fortunitas, a la sombra protectora del amigo-del primo-que-es-un-sobrino-político-casado con-la-hermana-de-la-mejor-amiga-de-la-esposa-que-es-compadre-del-ministro-o-del-generalote que controla esa “vuelta”.

En “eso” no hemos cambiado. Inclusive: nos hemos exponenciado, mejorado dentro de este desastre. Y así, también se ha expandido la base social de la maquinaria que impulsa lo chueco para llevar a cabo toda suerte de guisos, vueltas y maneras de hacer negocios torcidos o derechos. Y, en eso, la revolución ha sido muy inclusiva: ¡balurdos y niches están en el poder, tanto en lo económico como en lo político!

Lo que dice ser un gobierno, que no cuenta con medio centímetro cubico de ningún tipo ni de formas ni de escrúpulos, permite y da el ejemplo al venezolano “común” de los tiempos de revolución de atropellar, timar, saquear y llevarse por delante a cualquiera que se les atraviese.

Por eso es que suenan tan lindos los señores de FEDECÁMARAS. En unos momentos tan pero tan difíciles, ofrecen al gobierno su buen nombre. Le dicen que ellos sí que no están vetados por las sanciones impuestas desde la Casa Blanca, para conseguir el gasoil que tanto necesita nuestra amada Venezuela. Excelente oportunidad para LAVARSE LA CARA.

La Nación aprecia en lo que vale, la propuesta de ponerle el hombro a toda nuestra gente…

Porque muchos, muchísimos de ellos, tienen mucho, muchísimo que explicar a la otra parte de la Venezuela arruinada y en ruinas. Estos caballeros tienen mucho, muchísimo que contar tras años y años acompañando en sus “idioteces” a la oposición y a los “líderes del momento”.

Y en ser amigotes y socios de los grandes y medianos CDSM que han convertido a este país en un inmenso basurero, tanto de un lado como del otro.

Aunque, en los negocios, parece que “eso” no cuenta…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =