Lecciones aprendidas y por aprender

Rodolfo Zárate / Venezuela RED Informativa

En las tiranías lo que existe es: usurpación del poder, transgresión de la ley y el falso honor

Vittorio Alfieri (1749-1803)

Con la intención de seguir despertando y motivando a los ciudadanos de bien, insisto en recordar que es muy fácil es perder la libertad, pero que difícil es recuperarla, entendida esta como la libertad económica, social, jurídica y política, nuestros políticos de “oposición” piden nuestro voto para el noviembre venidero, sin considerar como vivimos. Un dato en lo económico tenemos que, de los 28.515.829 habitantes en Venezuela, según datosmacro.com, el 76,6% de la población vive en pobreza extrema, o sea, 21.843.125 aprox., no tiene sustento y los zafios enzapatados opositores sólo aspiran un voto, pero no atienden el clamor del pueblo.

Entonces, ¿qué hemos aprendido? Se podrían decir muchas cosas pero intentaré limitarme a como pasamos de un socialismo del siglo XXI al capitalismo esclavizante, con salarios de mendigos de un bolívar defenestrado desde el 2007 y la oferta de la cesta básica valorada en dólares americanos; de la civilidad al pillaje, la anarquía y el malandraje político, dónde es mejor conceptuado y valorado el burócrata que cometa más delitos; dónde las ofertas de campañas engañosas e  incoherentes se imponen a un plan de desarrollo holístico, aquí debo citar al Sr. Luis José Chacón Pacheco mejor conocido como «el gocho del WhatsApp», que está llamando la atención sobre un viejo “Plan de Barranquilla” firmado el 22 de marzo de 1931 por algunos exiliados políticos de entonces, el cual conviene recordar: 1) Exclusión de los militares del manejo de los cargos públicos e instauración de un gobierno civil. 2) Libertad de expresión y pensamiento. 3) Confiscación de los bienes de Juan Vicente Gómez (en la actualidad todos los que han usufructuado el erario de Venezuela). 4) Creación de un tribunal de salud pública que investigue y sancione los delitos del despotismo (solicitar la aplicación de penas máximas a los violadores de los derechos humanos). 5) Protección de la clase productora de la tiranía capitalista. 6) Intensa campaña de alfabetización (en la actualidad es revisar, adecuar y actualizar los planes de estudio a la necesidad de la nación). 7) Autonomía universitaria. 8) Revisión de los contratos y concesiones petroleras (en estos tiempos, revisión de todos los negocios gubernamentales de los últimos 22 años). 9) Convocación de una Asamblea Nacional Constituyente. 10) Abandono del personalismo y la megalomanía gomecista (hoy involucra a todos los políticos miopes y ciegos que no están identificados con el sentir de la sociedad justa); de la aceptación internacional al rechazo, humillación y segregación internacional, como se aprecia a diario tanto dentro como fuera de nuestro territorio;  de la racionalidad social al desmadre generalizado, entendido este para crear caos y la anomia; de la unidad sociocultural a la división marginal y visceral, por la imposición de una lucha de clases inexistente; y por último de la DEMOCRACIA PERFECTIBLE A LA DICTADURA MILITARISTA Y KAKISTOTRÁTICA. Entonces tenemos que haber aprendido para honrar la sangre derramada de tantos ciudadanos valiosos, que se entregaron en cuerpo y alma esperanzados en una mejor Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =