Líderes laborales a los puestos de representación popular

César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

El trabajo erradica dos grandes vicios, el ocio y la pobreza – Voltaire

Jamás se había arremetido de una forma tan criminal contra los trabajadores, como en esta revolución. Ella utilizó todos los medios para apropiarse de los sindicatos y de los gremios, como no lo logro procedió a destruirlos, perseguirlos y encarcelarlos, mientras impedía a sus legítimos representantes defender a sus agremiados, con decretos, la inspectoría del trabajo y los esquiroles sindicalistas revolucionarios quienes muy pronto tendrán que rendir cuentas ante los trabajadores.

Ha quedado evidenciado en estos años de destrucción del empleo, que la inmensa capacidad de protesta de los sectores laborales no tiene una expresión que se concrete en una acción política más contundente. Si bien la lucha reivindicativa de los trabajadores requiere de la presencia de sindicatos y gremios profesionales como tarea esencial, ella necesita de la representación política directa en los poderes públicos con base a los derechos consagrados en la constitución.

Lamentablemente el rol y la fuerza de los trabajadores no han sido debidamente valorados y solo han sido requerida para la protesta, la reseña mediática y algunos para cabalgar nuestras luchas. Las primeras protestas masivas contra Chávez del 2010 y 2011, eran de los trabajadores.

Necesitamos como fuerza social legitima, expresarnos y ocupar responsablemente los espacios que por derecho nos corresponden.

La propuesta fundamental consiste, en que los trabajadores del sector público y privado, podamos acceder a una representación directa y sin intermediarios de los cargos de representación popular, desde donde esa fuerza social genuina y comprometida, se dedique a la defensa del trabajo y del trabajador.

Existen organismos y dirigentes políticos que, con buenas intenciones han expuesto nuestros problemas y necesidades con el apoyo de los factores sindicales de los partidos, pero esto no ha sido suficiente. ¿Cuántos sindicalistas demócratas activos y de base son hoy diputados, legisladores o concejales?

Por otro lado los trabajadores, sindicatos y gremios han multiplicado la protesta socio-laboral en las calles y por otros medios, como lo demuestra el estudio del Observatorio de Conflictividad Social, quien señala que desde el 2018 hasta el presente año, ha habido casi 60 mil protestas socio-laborales. Siendo este segmento en esos últimos años el que lidera las protestas en el país.

Tenemos dirigentes capacitados para acceder a ser electos en el área política. No somos anti partidos, no convocamos a una nueva institución, todo lo contrario, es la fuerza del trabajo expresada en términos políticos, para garantizar que las leyes laborales tengan peso en las decisiones del estado. Una representación que permita luchar directamente por los intereses del trabajador organizado, sin distingo del tamaño del centro de trabajo, sea público o privado.

Respetamos la decisión de cada trabajador, pero debemos conciliar nuestras creencias religiosas e ideológicas con el deber de defender los derechos de los trabajadores como primera responsabilidad. Nuestros dirigentes, preparados en el terreno de las luchas sociales con una experiencia real y tangible, estamos por la unidad de todos los venezolanos y de sus organizaciones políticas y sociales, lo hemos demostrado públicamente durante todos estos años.

Es nuestra más clara intención la de participar directamente en el programa y la agenda a ofrecerle al país en la reconstrucción del sistema democrático y en el impulso del desarrollo productivo, con base al trinomio: CAPITAL-TRABAJO-ESTADO PROMOTOR.

FEDEPETROL-CARABOBO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 3 =