Lo que debe ser una promesa

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

El nuevo diálogo en México, pautado entre los que usurpan el poder en Venezuela y los que intentan hacerlo, que se autodenominan oposición, ambos bandos representando su minúscula cartera de clientes y sus intereses personalísimos, deben tener una conclusión lógica por exigir lo menos.

Si los resultados son un desacuerdo, como siempre fue en todos los realizados, desacuerdos que correspondieron a los acuerdos tras bastidores para cada cártel cumplir con sus objetivos y fines del monento, deberían prometerle al país, entregar el poder usurpado los unos y renunciar a las inconstitucionales pretensiones de poder los otros y dar paso a la elección de una Junta de Gobierno integrada por tecnócratas sin vinculación con eso que han llamado partidos políticos en Venezuela.

El pueblo debe entender que esos bandos son protagonistas de facto por vías y fachadas diferentes para parecer legales y el concierto de gobierno, que no de naciones del mundo, pretenden sacar un halo de solución legal del estercolero de la política ilegal de este mancillado país de rebatiña mundial. Esto debe tenerse claro.

Le sugiero al mundo y en especial a los venezolanos y colombianos que lean «El Manifiesto de Cartagena» de Simón Bolívar, para que constaten que se repiten las causas por las que cayó la Primera República, de donde destaco la impunidad y refiero a los colombianos por las consecuencias para ellos de la caída de Venezuela como también anotó el genio de América en ese magistral documento de la política que nunca podrán hacer estos desvergonzados. Se asombrarán de las semejanzas.

Es que todo camino conduce a un punto y ese mismo punto se encontrará cada vez que se recorra el mismo camino.

«Todo el que paga para llegar, llega para robar». Un pensamiento que se vuelve axioma de la política a lo que los políticos nunca dirán nada a pesar de que ha sido el modus operandi de 61 años.

Sepan de la imperiosa necesidad de los cárteles que hoy hacen de actores políticos, que se necesitan en un acuerdo del submundo de mafias para procurarse la impunidad y la estabilidad en sus juegos macabros de dominio criminal.

Todo seguirá igual, pues no habrá acuerdo que beneficie al país verdaderamente, aunque ahora se inventen una nueva mentira, ni habrá la promesa sugerida, ni romperán la trinchera de protección donde caben todos los políticos.

El camino ya se ha dado a conocer y también lo escribió Bolívar en su célebre Manifiesto.

De la Orden de los Caballeros de Fénix

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + doce =