Cambures se han transformado en la “bala fría” matahambre de los venezolanos que no tienen para adquirir la canasta básica

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa

Venezolanos mitigan el hambre con las bananas, mejor conocidas en Venezuela como cambures. La dinámica responde a la carencia de recursos y los bajos salarios.

Los «guaros», radicados en el estado Lara, sacian su apetito con la famosa fruta. Con los cambures se pretende sustituir el desayuno, almuerzo o cena. El aspecto positivo de adquirir las bananas es su precio accesible.

El valor de algunos rubros de la cesta básica son muy elevados en la actualidad, esto hace casi imposible obtenerlos. No todos los venezolanos tienen acceso a divisas. Los ciudadanos pueden conseguir el kilo de cambur hasta en 500 mil bolívares. Si el consumidor tiene dinero en efectivo, quizás halle mejores ofertas.

Francisco Martínez, habitante de Falcón, aseguró entre risas que con una poca cantidad de cambures queda satisfecho. «Con tres o cuatro cambures yo quedo bien», expresó.

Asimismo, indicó que cuando sale a la calle a hacer diligencias personales, compra bananas para «aguantar» el hambre. «A veces estoy corto de dinero y no puedo abusar con los gastos adicionales», apuntó.

Como se puede intuir, la ingesta de estas frutas no debería conformar la pieza principal de las comidas, no obstante, la situación económica promovida de manera irresponsable por el alto desgobierno chavista hace imposible para los asfixiados venezolanos costear siquiera la canasta básica para al menos ingerir comidas más completas con los requerimientos calóricos mínimos recomendados por los nutricionistas.

Evidentemente, el régimen en torno a este tema prefiere guardar insolente silencio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + once =