Los dos ligaditos

Editorial / Venezuela RED Informativa

Acá, en Venezuela, el régimen finge una normalidad política que no existe, mientras que la oposición le sigue, dócilmente, el paso del baile. Así, ambos arreglados, son felices y gozan un puyero en su fiesta.

Porque es un hecho cierto: en “esos” dos lados NO hay pendejos. Ni creyentes en espantos. Ni en salidas democráticas, ni que funcionen los revocatorios, ni ocho cuartos. ¡Es que acá, todos, sabemos bien cómo es que son las “cosas”! Acá, en Venezuela, lo que hay son malandros de la política. O políticos dedicados al malandraje… ¡como gusten!

En Venezuela todo el mundo sabe que todas las capas de la cebolla institucional del país están controladas firmemente y con puño de hierro por el chavismo y sus chulos desde La Habana. Ahí no hay nada más qué explicar, con solo mirar se tiene. Así pues, que la oposición, el mejor invento del mismo gobierno, dado los hechos, siempre está a la búsqueda y captura de cualquier charquito donde se consiga plata, negocios y espacios donde poder reptar.

Por eso no hay que hacer ningún esfuerzo convenciendo a nadie para que no vayan otra vez a ir a votar. Tras las docenas de “eventos”, tanto públicos como privados, de mamarrachadas electorales arregladas e impulsadas por la pobre dirigencia de hojalata que nos gastamos, poquísimos se creen los cuentos de mega elecciones, revocatorios o la elección de la reina del sexto grado del colegio TraLaLa, que realmente funcione o que sirva para algo.

Es importante pues recordar que se les acabaron las grandes mayorías. Se les extinguieron los gafos llenando las calles y las autopistas, marchando como unos ilusos parriba y pabajo. Agotaron un recurso que creían infinito: la fe de la gente.

Un año y pico de peste china enterró a todos estos zarrapastrosos de la política. Por más que el país siga encerrado. Por más que todos estos facinerosos estén felices, arremangados a las enormes posibilidades de negocios que les brinda la administración Biden/Harris, poquísima gente les va a seguir el baile. Se quedan solos en la pista. Nada más LOS DOS LIGADITOS: gobierno y oposición.Venezuela: ¡ESTAMOS APRENDIENDO!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + siete =