Los ferraris del hombre nuevo

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa

Luego de destruir a  la  industria petrolera como única vía de ingresos, el régimen aunque dependiente de  cubanos, marca distancia con la isla revolucionaria, que enarbolaba el sueño del hombre nuevo y abre  las puertas a los   alienantes juegos capitalistas de envite y azar.

En contra del dogmatismo comunista, que fue útil ideológicamente en la Cuba de Fidel,   porque nunca aprobó esos “centros de perdición”, hoy el Socialismo del siglo XXI repleta a Venezuela  de  casinos lujosos;   crecen como hierba mala en las zonas pudientes de Caracas. En la  casa de apuestas que  funciona  en el Tamanaco, por ejemplo rifaron 3 ferraris, el fin de semana pasado.

Maduro está  imponiendo  tímidamente,   la  liberalización de una economía estrangulada por  controles y destrozada por la hiperinflación, porque la idea es buscar dólares de forma expedita, así sea sacándolos de las apuestas, con los riesgos que eso implica, por ejemplo a nivel de legitimación de capitales,  para hacer  frente al tremendo caos económico, que se les montó encima y que los está sacando del poder.

Los propios jerarcas del régimen, que hicieron  un país a su medida, con bodegones  y tiendas de productos importados e incluso con autos de lujo,  emblemáticos del capitalismo y que  incluyen  un privilegiado  5% de la población con bienestar y capacidad de consumo, son los que pueden  apostar a la suerte.

El 95% restante ni se entera,  su único destino  es estar condenado a la sobrevivencia, toda vez que  la pobreza total llegó a su techo, con un 94, 5%  y la pobreza extrema a 76, 6%, según datos muy recientes, arrojados por la encuesta de condiciones de vida, realizada por  la Universidad Católica Andrés Bello. Encovi – UCAB 2021.

Imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =