Los malos muy malos que parecen buenos

David Bonyuet / Venezuela RED Informativa

Si alguien recuerda a Hermann Escarrá, Ricardo Sánchez, Henry Falsón, etc., todos tenían algo común: “decían ser opositores”. Amigo lector, para su información, la lista es muchísima es más larga y hay muchos más, no es solo Luis Parra o José Brito o Capriles o Leopoldo, la realidad es que hay demasiados en esa Asamblea del 2015 que nos hicieron creer que “Somos 112” (o la mayoría calificada de 3 / 5); nunca hubo el deseo sincero de ejercer el poder contra el régimen. El temor estremece nuestra piel al darnos cuenta que jamás hubo una oposición real dispuesta a defender a todos los venezolanos y sobre todo interesada en sacar al chavismo criminal.

El supuesto ganador de las elecciones del Norte, Biden, aseguró que tiene “la intención de presionar por elecciones libres y justas, ofreciendo alivio de las sanciones”.  Ya sabemos porque el chavismo y la oposición legítima salieron corriendo a felicitarlo. Lo cierto es que no hay solución para neutralizar al chavismo muy a pesar del reconocimiento de la Corte Penal Internacional de las violaciones de derechos humanos.  Los ahogados de Güiria seguirán flotando en el olvido ante tanta apatía de acciones. Amigo lector, ¿usted ve alguna reacción dentro del gobierno legítimo o gracias a la reciente consulta popular?  ¡NADA! Toda acción pasiva nunca va a desencadenar una respuesta. Incluso resulta muy extraño que, ante la flexibilización del régimen, el interinato no haga un llamado urgente a la comunidad internacional sobre el riesgo que esto va a acarrear al exponer a todos los venezolanos al virus chino, ¿acaso no tienen al menos un mínimo de interés en la vida de los ciudadanos de este país? 

Lo más curioso del sufrimiento en Infiernozuela y todos los reportes que denuncian violaciones atroces de nuestra humanidad, es que hay muchos politiqueros asegurando que no hay posibilidad de una intervención militar. Lo sorprendente es que ni siquiera se han hecho las gestiones y todavía más insólito es que aseguren que eso solo se pide con claves secretas en total silencio en un lugar totalmente escondido. Mientras se siga evitando una coalición internacional militar para sacar al conglomerado criminal más despiadado de América no hay forma de evitar las perversiones y violaciones de derechos humanos. Sencillamente los sobrevivientes de Infiernozuela pueden olvidar que tienen posibilidades de sobrevivencia.

Mientras llega el lento e inevitable fin de esta Asamblea Nacional elegida en el 2015 también se desinflan esas chapucerías que decían sus comunicadores sociales asegurando que había que agotar todas las vías democráticas antes de actuar…, bien, a menos de pocos días para que el legitimado interino termine su cargo, es evidente que JAMÁS SE HIZO NADA PARA PEDIR AYUDAS MILITARES PARA VENEZUELA.

El asunto no es quedarnos en el disco rayado diciendo “aquí nadie hace nada”, al contrario, lo importante es resaltar que aquellos investidos de autoridad DEBEN ACTUAR y sobre todo pedir injerencia militar humanitaria para el rescate de Venezuela. Hay muchísimas cosas que deben alinearse para tal fin (así sea a última hora):

1) Deben cesar los llamados ridículos, irresponsables e incongruentes de “elecciones libres, justas y verificables” sin antes lograr sacar a TODO el chavismo del poder.
2) Se debe rechazar cualquier intento de gobierno transicional con chavistas.
3) Es URGENTE el nombramiento de un Comisionado Presidencial de la Defensa.
4) Se debe organizar a todos los militares venezolanos en el exilio.
5) Se debe unificar a todas las fuerzas opositoras y ONGs en el extranjero con el objetivo de lograr el apoyo del mundo.
6) Todos los funcionarios legítimos deben actuar coordinadamente notificando por todos los medios de comunicación que la intervención militar es LA ÚNICA VÍA para lograr la libertad de Venezuela.
7) Se debe llamar a toda la comunidad venezolana en el extranjero para hacer eco por todos los medios sociales sobre la necesidad de rescatar a nuestro amado país. 

Estos pasos, darían resultados inmediatos. Llorar de rodillas pidiendo perdón no sirve de nada mientras la G4 pretenda imponer su ruta pacífica desconociendo la realidad y las necesidades del país, seguiremos en la ruina. Una ruina que no es sólo causada por el chavismo sino por el egoísmo y la irresponsabilidad de los politiqueros legales de turno.

Venezuela necesita acciones URGENTES.  Es posible hacer algo… pero los malos muy malos que parecen buenos están evitando sacar al chavismo … y mientras tanto seguirán muriendo, seguirán ahogándose, seguirán los abusos, seguirá la tortura al pueblo abandonado. 

Nuestro Libertador Simón Bolívar ya predijo esta tragedia: “llamarse jefe para no serlo es el colmo de la miseria”. Amigo lector, le suplico que medite sobre el futuro que nos queda, pues los culpables de nuestras desgracias siguen ahí, pretendiendo ser oposición y no están haciendo nada.

@DBonyuet 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + tres =