Los nuevos próceres latinoamericanos

Cesar Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

Diálogo entre nosotros, la gente común

América latina evidencia el subdesarrollo por los vergonzantes eventos que aquí suceden en lo político y en lo social. Ha sido difícil lograr que funcione un Estado que nos haga iguales ante la ley y no víctimas de chantajes. Deambulamos entre el autoritarismo y el populismo socialista, entre la dádiva y el estatismo, producto de ese complejo de ser pueblos predestinados y heroicos.

Un problema endémico de corrupción y riqueza fácil a todos los niveles sociales que nos condena. Tal es la podredumbre, que muchos utilizan ya sus empresas para el rentable lavado de dólares y las antiguas guerrillas populares, son ahora custodios del narcotráfico. Ciudades enteras son tomadas por los narcos y por primera vez, la política de una nación está infiltrada por carteles de criminales.

Lo trágico, es que los héroes son ahora los delincuentes que han alcanzado el poder y la fama a costa de la corrupción, la droga y el crimen. Redentores sociales en reemplazo de nuestros líderes políticos fracasados. Muchos son los países que reciben esas fortunas. Grupos de comerciantes asiáticos y radicales, se lucran de ese financiamiento para lavar el dinero de la corrupción política.

Objetos de idolatría e imitación, son endiosados y venerados en corridos y altares. Triste espectáculo el de nuestra América, ahora encontramos la inspiración en el lumpen que hemos creado durante estos años. Son mitificados en el cine y la televisión como iconos populares de la juventud marginal y de la ambición de las clases más preparadas que los aclaman, los imitan y los nutren.

Atrás quedaron los libertadores. Los libros de historia de seguir esta senda sólo hablarán de las hazañas de los políticos protectores de esa nueva alianza ideológica, con los líderes del crimen organizado, y de todo aquel que haya usado la mentira y la violencia para obtener riqueza fácil, figuración o poder político.

FEDEPETROL-CARABOBO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − cuatro =