Maduro es el presidente que más ha vulnerado derechos laborales

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa

Maduro es el Presidente, que tras vivir ufanándose de haber sido obrero y sindicalista en el Metro de Caracas, acabó con las conquistas y reivindicaciones laborales de los trabajadores venezolanos, que con muchas luchas y sacrificios, habían alcanzado.

Desde noviembre del 2017 el salario mínimo no alcanza ni los 5 dólares.Ese nivel de ingreso para los trabajadores venezolanos, no se registra en ningún momento de la historia de Venezuela.

Iniciándose la democracia con Rómulo Betancourt, el salario se ubicaba en 88,8 dólares. En el período de Raúl Leoni se ubicó en 91,39 dólares. En el primer gobierno de Rafael Caldera 144 dólares y en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, que era la época de la Venezuela saudita, un trabajador ganaba 232,75 dólares.

Con Jaime Lusinchi en el poder, el salario mínimo llegó a 60,52 dólares. En el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez el salario mínimo subió a 141,50 dólares. En el segundo gobierno de Caldera llegó a 184,93 dólares. Con Hugo Chávez, unos meses antes de que llegara Maduro al poder, el salario mínimo en Venezuela se ubicaba en 251 dólares. Hoy, en ocasiones no ha llegado ni siquiera a 1 dólar.

En el 2013, el salario mínimo de los trabajadores venezolanos tenía entonces el equivalente en bolívares, a 251 dólares mensuales, hoy oscila entre 1, 2 o 3 dólares al mes, con lo cual el ciudadano sólo puede comprar 1 o 2 panes al mes.
A esto se agrega que el gobierno de Maduro, anuló unilateralmente las cláusulas históricas de la contratación colectiva,eliminó beneficios a los trabajadores como las prestaciones sociales, primas por concepto de transporte, útiles escolares y protección a la familia y además redujo otros pasivos como la prima por antigüedad y por hijos.
Ha destruido el salario, como herramienta para el progreso social e impuso un sistema de dependencia, a través de los llamados Comité Local de Abastecimiento y Producción (clap) y los bonos del sistema patria, que sumados, no garantizan ni la décima parte de la cesta básica del venezolano.

Las políticas económicas aplicadas por su gobierno, en el último quinquenio, dieron al traste con el poder adquisitivo de los trabajadores, quienes hoy no pueden cubrir ni siquiera una décima de la cesta alimentaria.

En medio de la hiperinflación, la revolución bolivariana desmejoró el tabulador de salarios de los obreros y la escala de sueldos para empleados y profesionales.

La mayoría de los venezolanos viven sin poder consumir proteínas y en medio del caos económico, la implementación del control de precios sobre los alimentos, generó la desaparición de los productos alimenticios en el mercado, entre ellos la carne de res y el pollo, los cuales lucen como una quimera para los trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =