Mafiocracias

Editorial / Venezuela RED Informativa

Los nuevos modelos de totalitarismos del siglo XXI vienen con el kit electoral. Rusia y Venezuela, por ejemplo, traen dispositivos de votación que renuevan, sin renovar absolutamente nada, a los perpetuos miserables que controlan el poder.

Ello implica, obviamente, que necesariamente las porquerías que “funcionan”, en ambos países, sean unas perfectas MAFIOCRACIAS.

Es decir, un conjunto de bandas del bajo mundo, dedicadas al crimen institucional, que manejan de arriba a abajo la legalidad en sus países; mientras que, un mundo de gobiernos cómplices les garantizan la legitimidad y la aceptación del modelito, con el cual saquean a sus anchas a sus propias naciones.

Para todo lo “demás” usan la más despiadada violencia, el chantaje, la judicialización de la disidencia y muchas interminables formas y maneras de comprar, sobornar o asociar a capas completas, a sectores completos de la sociedad, en el propósito mafioso de robar todo lo que se les atraviesa.

Es por eso que, en Rusia, Nicaragua y Venezuela, hay que contar y poder “usar” cualquier forma de expresión de oposición, por suave y blanda que esa pueda ser. En caso contrario, habría que inventarlas. Pues no caminaría la rueda postmoderna de las MAFIOCRACIAS del siglo XXI; esas que se pintan tan pero tan bien para los “nuevos” intereses comerciales de esta Era.

¡Nuevos tiempos, nuevos métodos! Es inevitable, pueblos enteros buscan desesperadamente “ajustarse” a esas realidades. Y aún cuando, efectivamente, los países no se acaban, sí se invisibilizan, sí se desdibujan, en la medida en que algunas condiciones de vida tienden a mejorar dentro de esas MAFIOCRACIAS para las grandes mayorías. Una especie de síndrome de Estocolmo colectivo.

No resulta peregrino pensar que la lectura, la visión, que posee la Venezuela que está afuera de Venezuela, es la más conveniente si realmente se busca un cambio radical, profundo, político e institucional para el país.

Adentro Venezuela piensa, irremediablemente, desde la barriga; afuera Venezuela piensa desde la libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 6 =