Marea roja

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

El presidente Piñera de Chile advierte a un Mundo “horrorizado” que su país se encuentra en guerra. No sin razón. Está respondiendo a la barbarie de facinerosos de Adentro y de Afuera, que le ponen sadismo en destruir Santiago, y lo obligan a reaccionar con contundencia.

Rebasados los Carabineros, asesinos de vieja data y consumada experiencia afilados en la era del Tata Pinochet, echa mano del ejército, sus tropas élites y su fina inteligencia anti subversivas de los 70.

Pero el Mundo Libre se le viene encima. Desde su propia paisana Bachelet hasta las peores y más arrastradas cucarachas de la izquierda bien alimentada de latinoamericana y del resto del planeta, ponen el grito en el cielo. Entre tanto Piñera, experto en tramas de mineros tapiados y crisis de altos perfiles emotivos, vuelve a tener que lidiar con problemas de mucha sensibilidad hormonal de naturaleza global. Cada vez que gobierna a su país, que hace añales funciona en modo automático, pasa “algo”.

En esta ocasión le sale lidiar con “la izquierda unida que jamás será vencida”, que le da por tratar de hacer añicos a Santiago. No hay dudas: ¡le iba mejor como dueño de LATAM!

El asunto es que siendo como es presidente de Chile, un país moderno y que de verdad logró superar el chiquero del clientelismo iberoamericano, tiene que pasar a la acción.¡Por favor¡¡No perdamos el tiempo! El Chile del 2019 es una de las poquísimas democracias estables, sólidas y exitosa que sobreviven en nuestro continente.

Solo el Chile de hoy en día y la Colombia del presidente Duque poseen la estabilidad institucional y el suficiente poder económico, para enfrentar y vencer a la porquería roja rojita que se ha regado por este hemisferio.

Con el Brasil del presidente Bolsonaro, no se cuenta. Solo ayudan por el Twitter. Mucho ruido y pocas nueces. Los fantasmas de Lula, Dilma y Norberto Odebrecht continúan asustando… La Argentina del presidente Macri lucha por sobrevivir, ante lo inminente de una segunda vuelta que pondría al kirchnerismo nuevamente en la Casa Rosada…Con el Perú, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Uruguay mejor no hacerse ilusiones. Con el México de AMLO, estamos todos jodidos…

Con la Centroamérica devastada y convertida en carretera de las drogas made in Venezuela, esta cuesta arriba. Panamá es una inmunda lavandería de fondos sucios y Costa Rica es tan buena locación para la mierda del siglo XXI y del dinero que se han robado, que nos enteramos de la finca ultra moderna que compró Manuitt, porque lo pillaron esclavizando a braceros ticas… ¡Imperdonable!

Y así, si saltamos el Muro de los USA y aterrizamos al final norte del continente, para conseguirnos con el Canadá que venera la democracia, las formas y a la vida humana, pero lleva décadas como socia preferente de la familia Castro en Cuba, haciendo todos los negocios que se les ocurra…

Visto así el inventario de amigos útiles es muy pobre. Solo Trump, Duque y Piñera tienen mucho que perder. América latina se derrite en violencia y cómicas electorales. Los USA están encapsulados en su aislacionismo y sus propias cuentas del presupuesto federal.

El viejo Rómulo Betancourt hizo popular su doctrina y su accionar. Tras el atentado en su contra financiado por Chapita Trujillo, no paró hasta que le vio el hueso a las dictaduras que amenazaban a la recién nacida democracia venezolana… La Legión del Caribe funcionó. Toca repensar en todo aquello. Toca pasar de la Resistencia Pasiva a la Resistencia Activo. Porque, ¡SOLOS NO PODEMOS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 3 =