Mediocre actor Steven Seagal, devenido en representante ruso, dispensó inexplicable y bufonesca visita a Maduro en Miraflores (+Video)

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa

Nicolas Maduro sostuvo una reunión este martes con el mediocre actor de películas de acción Steven Seagal en el Palacio de Miraflores.

El pésimo actor de Hollywood obsequió a Maduro una espada samurái como símbolo de liderazgo.

El encuentro forma parte de la diplomacia que existe entre el Venezuela y Rusia, pues el actor es representante especial del Ministerio de Asuntos Exteriores del país eurasiático, desde que asumió la nacionalidad rusa, abandonando USA.

Seagal incursionó en la música como guitarrista de la banda de blues Steven Seagal and the Thunderbox Seagal, y es que, desde muy pequeño, con apenas doce años, comenzó a tocar este instrumento.

Los años en que vieron luz algunos de sus trabajos fueron: Con primer álbum, “Songs from The Crystal Cave”, en 2004. En 2006, publicó otro disco, “Mojo Priest”; y en su cinta “Fire Down Below” de 1997, aparece en una escena tocando la guitarra acompañando a un grupo local de country.

En el campo cinematográfico, el personaje que lo lanzó a la fama fue “Nico”, un policía exagente de la CIA que luchaba contra una extensa red de narcotraficantes con influencias en la autoridad.

La película llamada «Por Encima de la Ley» (1988) fue aclamada por la crítica al igual que el personaje de Seagal. No obstante, la cinta más taquillera fue “Alerta Máxima” (1993).

El obeso actor (se nota que dejó la disciplina deportiva hace mucho tiempo) llegó a darle el regalo a Maduro, quien asumió la visita sin seriedad, haciendo amagos de lucha con el ahora representante ruso. La actitud bufonesca de Maduro era bochornosa y Seagal no sabía cómo responder a las maromas del venezolano, mientras que los demás presentes, incluida “Cilita”, no atinaban a pronunciar palabra alguna. Los dos personajes, pasadísimos de kilos, en definitiva protagonizaron una escena absurda sacada de un pésimo programa de comedia. Una vez más, volvió a quedar patéticamente reflejado el talante de los “actos de gobierno” en la resquebrajada y disminuida Venezuela de hoy en día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 3 =