Memorias

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

Queda ver si la gente recuerda la historia reciente del pueblo cubano. Esa gente lleva 60 años esperando la invasión norteamericana, que los liberará del infierno de la “felicidad” en que viven.

Yo no sé si la gente tiene claro que, tras la chapuza de Bahía de Cochinos y la Crisis de los Misiles de Octubre, JFK cambió el resguardo de Europa removiendo misiles norteamericanos que apuntaban a la U.R.S.S. desde Turquía, por “dejar eso así” en la Isla.

Tanto sería la decepción y la tremenda sensación de orfandad de la Resistencia Cubana en el exilio y dentro de la Isla, que aún entre las docenas de los sospechosos del tiroteo de Dallas que acabó con la vida de Kennedy, siguen en la lista los principales “come candelas” cubanos. Gente que, seguramente, nunca perdonó la traición a la recuperación de la libertad del pueblo cubano, a cambio de la “solución” de objetivos geoestratégicos “superiores” del gobierno norteamericano. ¡Cuidado!

Tras 60 años de convivir en “vecindad” con las peores alimañas del hemisferio occidental a escasas 90 millas náuticas de sus costas, el presidente Obama junto con la nomenclatura económica del Partido

Demócrata del Siglo XXI, abrió una flamante embajada en la destartalada Habana. Permitió luego de más de 50 años, vuelos y cruceros. Sin importarle un carajo la existencia de cientos de miles de presos de conciencia, que los Castro coleccionan en Isla de Pinos y encerrados en manicomios de por vida.

¡Ah! Y de postre, Barack Obama en un acto de final de su administración, y para complacer al criminal de Raúl Castro, derogó de un plumazo la ley “Pies Mojados / Pies Secos”. Poniendo punto final a la vieja disputa de los asesinos de la Isla, que siempre han insistido en criminalizar la diáspora cubana. La migración forzada también de todo un pueblo honesto y trabajador, que era capaz de lanzarse al mar abierto sobre cuatro palos, para buscar la libertad en los Estados Unidos de Norteamérica.
¡Así que, ojo pelao!

Para abrazos y ruedas de prensa. Para apretones y selfies con Juan Guaidó de paseo por el Mundo Libre. Para continuar la feria sin límites ni control de las toneladas de dineros grises que solo llegan a unas pocas manos, de unos pocos espabilaos para “la recuperación de la democracia en Venezuela”, tenemos y de sobra. ¡Hasta pa’ tirar pal’ techo!

Y pa’ ponerlo bien claro: sólo con “eso” no salimos de “esto”. Como tampoco el pueblo cubano no ha logrado salir de sus asesinos en todo este tiempo. Por más “intentos” de magnicidios folclóricos, ni potentes emisoras de Radio y TV transmitido hacia la Habana, mentándole la madre día y noche a Fidel y a toda su descendencia desde Miami. ¡Déjense de vainas!

Las enormes restricciones y sanciones impuestas por el Departamento de Estado y del Tesoro Norteamericano, sobre las cucarachas y reptiles del siglo XXI son diariamente saltadas y vaciladas.

Si, efectivamente. El entramado capilar financiero y económico conectado con la Primera Potencia Militar del Mundo les tiene la vida hecha cuadritos a los Boliburgueses, Enchuflados, Generalotes y al resto de la basura del siglo XXI. ¡De eso no hay duda alguna!

Les han congelado las cuentas. Les han inmovilizado las propiedades. Les han sacado a los hijos de los colegios y universidades. Los han puesto de patitas fuera de USA con todo y esposas y queridas. Es verdad. Y eso pega. Sin duda alguna.

Pero siempre queda la complaciente España de Don Felipe VI. Que le lava el dinero y los alberga y protege con dedicación de “madre patria”. O el pequeño enclave de Andorra, al norte de Cataluña. O el principado de Mónaco. O Lieschen. O Noruega. O la linda Islita de Malta y varios lugares más, acá, en “este” lado del mundo.

Porque para todo lo demás está Irán, Qatar, China, Rusia, Vietnam, Siria y el resto de la porquería que acompaña a los bolivarianos en sus propósitos de burlar las medidas yanquis.

De manera que, por favor Mr. Trump: ¡acciones son amores! Lo demás son fotos para el recuerdo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: