Mentira

Editorial / Venezuela RED Informativa

Las calles del país ya empiezan, día tras día, a amanecer cada vez más empapeladas con las caras sonrientes de los candidatos de la fiesta electoral de noviembre.

Con la misma falsa normalidad con que se “mueve” la economía venezolana, la próxima campaña electoral MIENTE igual. Las mismas barajitas gastadas de la oposición de siempre se pelean por los rincones más visibles de las aceras para guindar sus pendones y pancartas, que tienen un fuerte olor a ayudas humanitarias empleadas para otros fines.

El gobierno, por cierto, no parece estar afectado por el mismo síndrome de apuro electoral que padece la oposición. Como aún quedan muchas esquinas con postes sin bombillos, que son mayoría en las calles de Venezuela, no llevan afán.

Y quizás porque no tiene nada que recuperar. El dueño de las máquinas conoce los resultados del 21 de noviembre. Además, está más que visto: ¡la casa siempre gana!

Entre tanto, el pobrísimo y escaso discurso que venden los “mártires” de la oposición venezolana se concentra en una aguerrida lata de virulencia y promesas locas, de sacar a patadas al gobierno del poder. Sin hacer oferta alguna que tenga algo, aunque sea remotamente, que ver con las competencias de los cargos a los cuales aspiran.

Definitivamente, son muy desagradecidos, muerden la mano que les da de comer. O quizás, son básicos y simples en sus MENTIRAS. Sin presupuestos adecuados con una gobernabilidad muy mermada y reducida tras la próxima instauración de las comunas, ellos saben que habrá muy poco que hacer.

Aunque, con toda seguridad, siempre habrá algo que robar. Para ellos Venezuela es, sin duda alguna, el país de las posibilidades.

Total, oposición y gobierno, gobierno y oposición, redujeron completamente al país en la MENTIRA. MENTIRA de “normalidad” y “crecimiento” económico y calidad de vida, en plena era del más descomunal “sálvense quien pueda” jamás antes visto en Venezuela.

MENTIRA en un remedo, una charada de democracia “chistosa”, donde todo se mueve, pero sin que cambie absolutamente nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 10 =