Mentiras verdaderas

Editorial / Venezuela RED Informativa

Por donde lo saques, claro que las cuentas no dan. Si sumas el número de arribos misteriosos de vacunas que nadie ha visto llegar a Maiquetía, tanto rusas como chinas. Si a ellas las divides entre el número de personas que han citado desde que comenzó la vacunación, y a eso se lo restas a las colas interminables que se han formado a punta de puro desorden en la avenida Lecuna de Caracas para vacunarse, sabes que todo es un embuste.

Que la cantidad de venezolanos que ya han sido inmunizados en contra del virus chino, ni de bromas se acerca a los 3 millones y tantos, como dice Delcy Eloína que se llevan.

Estos mentirosos, mitómanos compulsivos, no llegan todavía ni a mucho menos de la mitad de la mitad, de lo que ellos dicen que van.

Y es que es lógico: de ellos “eso” es de esperar. Mentir es parte de su oficio. Todo lo malo, lo falso, lo siniestro y lo chueco ha sido más que probado que forma parte de su accionar y de su discurso de “gobierno”, por más de dos décadas. No es ahora, precisamente, cuando les va a dar por cambiar.

El chavismo de ayer, de hoy y de cualquier momento, nunca será otra cosa que un empobrecido embuste con patas muy cortas.

Lo patético y muy molesto, es que mientras recibimos más de lo mismo de los de siempre, la arrastrada oposición nacional discute a puertas cerradas cuántas latas vacías se van a repartir en noviembre, con nuestros asesinos de confianza.

Como si realmente fuera infinitesimalmente importante que un fulano como Américo De Grazia se vaya a lanzar o no a “competir” por alguna alcaldía. Como sin algún otro Don Nadie aspire a tal o cual gobernación, el país se hunde en las MENTIRAS VERDADERAS de un gobierno genocida y de una clase política total y completamente envilecida por los arreglos, los guisos y los acuerdos de convivencia con el mal y con lo malo.

La desconexión de toda esta gente en su conjunto con el país de verdad verdad, es total y completa. De hecho, si lo vemos con mucho cuidado, “eso” resulta ser el único dato cierto con que contamos en la política venezolana actual.¡Todo lo demás es mentira!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =