Migrantes venezolanos en el foco: ONU recuerda a Trinidad y Tobago que a los niños no se les deporta

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU, a través de su portavoz, Liz Throssell, se pronunció este 25 de noviembre en torno a la deportación de 16 niños venezolanos y 8 adultos desde Trinidad y Tobago, quienes fueron enviados en condiciones muy precarias hacia Venezuela, hace tres días, y posteriormente regresaron a la isla trinitaria, tras 48 horas en altamar con poco alimento y combustible.

En un comunicado publicado en la página web de las Naciones Unidas, se puede leer la petición que hace dicha oficina a las autoridades de Trinidad y Tobago para que salvaguarden los derechos humanos de los niños refugiados y migrantes independientemente de su condición, incluso garantizando el acceso al debido proceso y las garantías procesales, de conformidad con el principio de no devolución.

Agregan en el documento que también instan a los gobiernos a suspender todos los retornos forzosos en medio de la pandemia de covid-19 para salvaguardar la salud de los migrantes y las comunidades y, en cambio, proporcionar vías seguras y legales para los migrantes.

A continuación lea el comunicado íntegro:

Ginebra, 25 de noviembre de 2020

Estamos profundamente preocupados por la decisión de Trinidad y Tobago de deportar a 16 niños venezolanos y nueve adultos al mismo tiempo que se presentaba una solicitud contra su expulsión.

El 22 de noviembre, el grupo, que había llegado a Trinidad el 17 de noviembre, fue colocado en dos botes y escoltado por la Guardia Costera de Trinidad y Tobago fuera de las aguas territoriales del país hacia la costa venezolana. El Tribunal Superior de Trinidad y Tobago desestimó su solicitud por considerarse fuera de la jurisdicción del país.

Según los informes, durante 24 horas se desconoció el paradero del grupo, que incluía a niños de hasta cuatro meses. Tenemos entendido que todo el grupo regresó en barco a Trinidad el 24 de noviembre.

Todos los refugiados y migrantes, independientemente de su situación, tienen derecho al respeto y la protección de sus derechos humanos. Con respecto a los niños refugiados y migrantes, los Estados tienen un deber especial de cuidado: el interés superior del niño debe ser una consideración primordial en todas las decisiones que los afectan.

Los niños nunca deben ser deportados por la fuerza debido a su situación migratoria o la de sus padres. La condición previa para cualquier regreso que involucre a un niño es que se haya tomado una decisión independiente e imparcial, involucrando a los funcionarios de protección del niño, y que el regreso sea una solución sostenible que garantice los derechos, el bienestar y el interés superior del niño. Los Estados partes de la Convención sobre los Derechos del Niño deben salvaguardar los derechos de todos los niños en su territorio, independientemente de su nacionalidad o situación migratoria. Por lo tanto, pedimos a las autoridades de Trinidad y Tobago que salvaguarden los derechos humanos de los niños refugiados y migrantes independientemente de su condición, incluso garantizando el acceso al debido proceso y las garantías procesales, de conformidad con el principio de no devolución.

De acuerdo con los llamamientos anteriores de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU y la Red de las Naciones Unidas sobre Migración, instamos a los gobiernos a suspender todos los retornos forzosos en medio de la pandemia de COVID-19 para salvaguardar la salud de los migrantes y las comunidades y, en cambio, proporcionar vías seguras y legales para los migrantes. incluidos los niños, para regularizar su situación y evitar el riesgo de deportación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + quince =