¡Mil gracias!

Editorial / Venezuela RED Informativa

¡MIL GRACIAS, Mr. Joe Biden! Sus buenos oficios y mejores intenciones consiguieron lo impensable. Las radas y terminales de embarque de crudos y procesados en Venezuela se vuelven a llenar de tanqueros frente a los llenaderos de la patria.

Amuay, San Lorenzo y Puerto La Cruz están full de banderas, barcos fondeados y palabrotas de marineros griegos y filipinos. La revolución bolivariana ha contraído una deuda de honor con la Administración Biden/Harris. Gracias a ellos, se recupera rápidamente el comercio petrolero del país.

Como era de esperar, la nueva administración norteamericana no demoró mucho tiempo en desmantelar las odiosas restricciones impuestas por el “odioso” Donald Trump. Ahora, con la nueva administración, se recupera el comercio de los hidrocarburos venezolanos, los componentes para la refinación, así como el libre tránsito de los buques petroleros que toman carga en nuestro país.

No hay duda: ¡Así es que se gobierna, carajo! La reversión de las medidas aplicadas por Donald Trump, aporta a las joyitas del gobierno venezolano una inmensa liquidez financiera. Igualmente, la colocación de los “nuevos” barriles de crudo venezolano favorece a los ecologistas que adversan al Fraking, igual que los vampiros se asustan frente a los dientes de ajo.

Pronto la chatarra en que han convertido a PDVSA será rematada, al valor de lo que ya no tiene. Chevront, experta en el arte de la paciencia incluso por encima de los chinos, se mantiene como caimán en boca de caño, a la espera de la “sorpresa” que nos viene.

El excedente de inventario acumulado, tanto por la caída de la demanda por el enfriamiento de la economía debido a la pandemia, como por las restricciones Trump, empieza a entrar vigorosamente en el mercado.

Total, todo va bien, aunque se supone que se va a poner aún peor. Así, entre la peste, solo para los NO vacunados; una economía que no termina de arrancar; la recuperación de los acercamientos con el gobierno de La Habana; la Norteamérica de Biden ya empieza a estar tarde para arreglar tantos errores y tantos desaciertos que comete al por mayor.

Igual, MIL GRACIAS: la recuperación de las libertades de nuestros pueblos también está en deuda con Mr. Joe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =