MUDos VIVENDI

Editorial / Venezuela RED Informativa

Luego de 4 años de confrontación muy dura, entre la delincuencia bolivariana y la administración Trump, todo regresa donde Barack Obama lo había dejado.

A pesar de la peste china y del triunfo electoral fraudulento de Joseph Biden; aún cuando se visibilizaba toda la cadena de sucesos que eso generaría sobre nuestro país, nunca se pensó ni en la velocidad de los acontecimientos, ni muchos menos en el grado de cinismo que adquiriría la dinámica política venezolana.

Porque ahora, en la Venezuela de septiembre de 2021, la “cosa” es a calzón quitao.

Por el optimismo de los negociadores de la oposición en México, se puede sacar el nuevo formato de MUDos VIVENDI y de reparto de la cochina entre los principales grupos hamponiles que explotan a Venezuela.

Ambos, dueños sin discusión alguna de un rudo realismo político, caminan de la mano hacia la reinstitucionalización y estabilización de pastillaje, sobre la base de “nuevas” formas de operar el estado. Iniciamos una transición: del estado fallido, al estado fallido-acordado.

¡Esto es lo que hay!

No importa que se mantengan bajo secuestro las instituciones claves de la nación por parte del gobierno. La experiencia en la formación del nuevo CNE fue un ensayo exitoso: si pueden convivir a plena luz del día, y en total armonía, todas las familias de la Mafia juntas, la “cosa” camina.

El concubinato no está basado ni en el amor ni en la atracción; sino alrededor de la explotación del país, los chuecos y lo sucio que juntos puedan lograr llevar a cabo en escenarios de peleas y trifulcas de tramoya.

Las elecciones de noviembre resultarán un simple “opening” de lo que viene, de lo que podemos esperar. Estos facinerosos se van a repartir al país a pedazos y por toletes. Con un mínimo roce real. Con un mínimo de desgate.

La peste china y Donald Trump los unieron más que nunca alrededor de un objetivo común: proteger sus bolsillos y sus dineros mal habidos. Hay que decirlo, jugaron bien el juego. En La Habana también.

Adentro y afuera, hasta donde llega la avaricia y el total atropello en contra de Venezuela, se graduaron de finísimos embaucadores e inmejorables politicuchos del Tercer Mundo.

¡Tendremos que aprender de ellos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =