Nada es casual

Editorial / Venezuela RED Informativa

La poderosa Chevron, una de las Siete Hermanas, pide al gobierno Biden/Harris que flexibilice las sanciones económicas que pesan sobre Venezuela. Lochas contra fuertes: ¡serán escuchados! Al final Chevron fue una de las poquísimas transnacionales que aguantaron la pela sin irse del país. Y, ya sabemos, “cuando la limosna en grande hasta el Santo….

Por fortuna Joe Biden en persona toma el camino de la “inclusión”. ¡Es un misionero! Hacía falta un católico otra vez en la Oficina Oval. Reprende con firmeza a todos aquellos que hablamos del “problema” como PESTE CHINA o PESTE DE YUAN. Regaña: ¡Eso es discriminación! Solo es ¡covid-19 y punto!

Nada de molestar a los dueños del poder, desde donde los mayores y más influyentes inversionistas de América producen su dinero.

Por cierto. En “eso” que nadie se sienta timado, ni tampoco juegue al “yo no sabía”. Para repetirlo. El más colosal aparato de poder económico del mundo, fundamentalmente de origen norteamericano, japonés y europeo, en particular alemán, es el gran propietario de la descomunal industria exportadora que hace mover a la China.

La enorme China solo sería un cascaron con millones y millones de personas encerradas dentro de una Muralla, si el poderoso músculo financiero y tecnológico de Occidente no hubiera recibido “cobijo y protección” del Partido Comunista de los Trabajadores, para lograr lo que se llama pomposamente “el milagro económico chino”.

Apenas a finales de los años 50 del siglo pasado, los chinos protagonizaron una de las más monstruosas hambrunas colectivas que registra la historia de la humanidad. Más de 50 millones de víctimas y cientos de miles de episodios suficientemente documentados de canibalismo, fue la “prima” que costó la ocurrencia de Mao Tse Tung por el “Gran Salto”.

Hoy, desde que Beijín recibió el control de Hong Kong y Macao en los años 80 por parte de los ingleses, mejoraron sus habilidades de “convivencia” con Occidente. El Gran Capital norteamericano se “arregló” con el Partido de los Trabajadores en miles de pactos de funcionamiento. Justamente, estos grandes capitales fueron los que llevaron a cabo e invisibilizaron la gran trampa electoral que puso a Joe Biden en la Oficina Oval, sacando a patadas a Donald Trump de Washington.

De tal manera que el próximo “milagro” Chevron-Venezuela será apenas la cuota inicial para la construcción de la Gran Maquila del Caribe. ¡Es que NADA ES CASUAL!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =